CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Un fantasma recorre Venezuela

Como ocurre siempre con los chistes arreglados, por ahí ya salieron Luis Inácio Lula Da Silva y algún vocero del Departamento de Estado de este país, para celebrar «la candidatura de consenso de Diógenes Escalante», ¡disculpen!: del doctor Edmundo González, para la charada del 28 de julio en Venezuela. Causalmente el día en que Fidel y Nicolás se cepillaron al difunto.

Por ahora Manuel Rosales se mantiene como “reserva de valor” ante la posibilidad de que Diosdado o Padrino cambien de opinión a última hora y “se pierda” la potente tarjeta electoral de la MUD. Justamente la tarjeta del camino que nos salvará a todos los venezolanos de otros seis años infernales con Maduro como presidente fraudulento de Venezuela.

Mientras esas idioteces pasan, y María Corina está cada vez está más cerca de lo que ella entiende como “hasta el final”, el país continua indetenible hacia su paralización definitiva. A pesar de los buenos augurios del Fondo Monetario Internacional sobre un tremendo crecimiento del PIB en Venezuela, las grandes mayorías dentro del país siguen en la misma esquina. La “novedad” para millones y millones de venezolanos atrapados en Venezuela es que la vida cotidiana no cambia en lo absoluto. Y, de hacerlo, es para empeorar.

Los precios continúan su indetenible camino hacia arriba; solo que en esta oportunidad con un dólar anclado en la banda de los 36 o 37 bolívares por dólar.

Inflación ruda, caída de las ventas, desplome del consumo y crecimiento de los pocos inventarios que ha acumulado cuanto enchufado con el régimen haya podido meter por los puertos del país, bajo control de la NARCOGUARDIA y de sus jefes, los cubanos. Siendo el caso que buena parte de ese corotero no se está moviendo. Está agarrando polvo y precios.

La restricción no decretada por el régimen en cuanto al consumo de combustible, pues el mismo es para engordar los bolsillos de sus proxenetas de Cuba, cada día es mayor. Lo mismo que los apagones y la tremenda sequía en que viven todas la tuberías de todas las viviendas en casi todo el país.

Entre tanto, mas del 70% de los venezolanos ya ni se molesta en pararle media bola a tantas y tantas payasadas electores para acomodarle al régimen la venta y robo de los hidrocarburos de la nación; los venezolanos están desconectados de la política y de lo político. Las grandes mayorías tratan de sobrevivir en el mundo de lo real, mientras que unos pocos juegan a los carritos.

Esta vez un fantasma recorre las ciudades, pueblos y caseríos de toda Venezuela: el fantasma de la abstención. Que, según el decir popular de las grandes mayoría del país, se explica porque “…todos ellos lo que dan es asco”.

Y que conste: ni le agrego ni tampoco le quito nada a la frase que tantas y tantas veces oigo y leo de tantos y tantos venezolanos sobre el asunto electoral del 28 de julio.

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba