Economía

Un maestro venezolano requiere de 24,2 veces su miserable salario mensual para poder adquirir la canasta básica y alimentar a su familia

Úrsula Montenegro / Venezuela RED Informativa.us

El Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), señaló que el salario promedio de un docente en Venezuela es de 21,57 dólares al mes, lo que representa 4,1% del costo de la canasta alimentaria familiar, pese a que la Constitución establece que el ingreso debe ser suficiente para satisfacer las necesidades del trabajador y de su familia

Un docente en Venezuela necesita ganar el equivalente a 24,2 veces su salario promedio mensual para acceder a la canasta básica de alimentos -calculada para una familia representativa de cinco personas-, cuyo costo en noviembre fue de 469 euros, dijo el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM).

En una nota de prensa, el ente independiente señaló que el salario promedio de un docente en este país es de 21,57 dólares al mes, es decir, 4,1% del costo de la canasta alimentaria familiar, lo que, a su vez, supone un «déficit de 95,9%», pese a que la Constitución establece que el ingreso debe ser suficiente para satisfacer las necesidades del trabajador y de su familia» Los maestros venezolanos no solo esperamos un mejor salario, los maestros también esperamos condiciones de vida digna para sus estudiantes, los padres y representantes y para la sociedad, porque somos los forjadores de ciudadanía», dijo el Cendas-FVM en la nota.

Los salarios en bolívares, que cobran sobre todo trabajadores del sector público, han perdido poder de compra ante el alza de la cotización del dólar en el país, donde los comercios usan esta divisa como referencia para fijar sus precios.

Venezuela acumuló entre enero y noviembre una inflación del 182,9 %, cifra a la que llegó luego de que los precios aumentaran un 5,9 % en octubre y un 3,5 % en noviembre, el dato más bajo del año en cuanto a incrementos mensuales de los bienes y servicios, según datos oficiales.

Gremio desamparado

El 2 de octubre inició el nuevo año escolar en todos sus niveles. A pesar del precario salario que reciben los docentes de la administración pública, que no les alcanza ni para costear el costo de los pasajes, se ven obligados a asistir diariamente a clases por órdenes de las directivas de las instituciones, según denuncias de Édgar Machado, presidente del Sindicato Venezolano de Maestros del Distrito Capital.

«Muchos docentes están esperando a ver qué pasa estos días, porque prefieren renunciar y hacer otro oficio que sea más lucrativo para sobrevivir con su núcleo familiar. El Estado parece que no se da cuenta de la situación, obligando a un docente a trabajar cuando es el docente el que está subsidiando la educación en estos momentos», dice Machado.

El año escolar anterior, los docentes se vieron en la obligación de impartir clases solo dos o tres veces por semana debido a la insuficiencia salarial. Aunque hubo una flexibilidad en el horario debido a las condiciones salariales, la orden actual es que deben asistir todos los días y muchos se cuestionan si continúan en las aulas o renuncian.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba