CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Un milagro

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Ahora, nuevamente, al gremio de los maestros en Venezuela el régimen los vuelve a tumbar: esta vez se trata del pago por concepto de vacaciones. Desde ya hace mucho tiempo atrás, la “revolución” poco a poco los ha venido desplumando de sus más preciadas conquistas laborales.

Empezaron por el pago de los materiales didácticos. Les quitaron el HCM, el IPASME con todo aquello de los créditos, las consultas médicas y los exámenes gratuitos. Le sacaron del sobre Mi Casa Bien Equipada y la asignación de viviendas, y hasta le arrebataron los seguros funerarios.

Con el cuento de que el sistema de salud integral del país, basado en el mito de Barrio Adentro y otros embustes más, iba a funcionar, todo lo que muchas generaciones de luchadores por los derechos de los docentes en Venezuela habían conseguido a punta de calle, año tras año, les fue arrebatado.

Entonces ahora, con el hurto del pago por sus vacaciones, les salen a pedir ¿“conciencia y comprensión revolucionaria”? ¡Debe ser broma, y muy mala!

La ministra y sus técnicos esconden este nuevo delito detrás del parapeto del “bloqueo económico” que sufre el país. O sea: ¡que todo lo que les han venido quitando en el pasado ha sido responsabilidad directa de los marcianos!

¡Qué bloqueo económico ni que ocho cuartos! Maduro y sus secuaces salen y entran del país a pesar de tener órdenes de captura del gobierno americano, que el presidente Biden definitivamente olvidó, porque se ha vuelto amigo de la “casa”. España, Rusia, Irán y China, entre muchos otros países, le dan la vuelta a millones de millones de dólares, tanto sucios como de la república, para mantener bien gorditos los bolsillos de todos los chivos del régimen y de sus enchufados, tanto civiles como militares. Los puertos y aeropuertos del país tienen más tráfico de carga que en muchos años; y la misma dictadura habla de un boom económico en Venezuela.

Tonto, entonces, quien se crea esas desgastadas excusas a la cubana. ¡Tontos quienes se crean esas mentiras de a locha! ¿No lo repetía tanto Chávez en sus interminables discursos donde no decía nada?: “El que tenga ojos que vea”.

En Venezuela ni siquiera se puede hacer algún intento de ocultar lo que en verdad está ocurriendo: unos muy poquitos individuos de un régimen sin escrúpulos, junto con sus enchufados, llevan una vida de reyes, mientras que las grandes mayorías del país, o huyen o se resignan de brazos cruzados a esperar que ocurra UN MILAGRO, pero con esa actitud, no vamos ni «pal baile». Reiteramos, debemos unirnos allá y acá. Solo así seremos garantía de triunfo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba