CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Un muñeco de ventrílocuo

Con los políticos que trabajan para el régimen de Caracas simulando ser su oposición, hace años que perdimos la capacidad de asombro. Pero el caso de Roberto Enríquez (hijo) es de laboratorio. El actual presidente del extinto partido Social Cristiano COPEI, otro de los títeres del régimen, nuevamente presenta un ataque de incontinencia verbal y, por si fuera poco, este personaje es señalado por sus propios compañeros de haber vendido una sede de su partido en Guayana.

Enríquez, quien a viva voz invita a toda la nación venezolana a convivir en santa paz con el régimen, olvida que Maduro, colombiano de nacimiento, y sus compinches son criminales, traidores, usurpadores y ladrones continuos. Que le han hecho un daño irreversible al país y que la historia se lo tiene que cobrar.

Pero aun olvida algo más grave. Su padre, así como toda su familia paterna, huyeron espantados, no se calaron, no convivieron y no jugaron el juego con la tiranía cubana y sus formas de exterminio. Por eso corrieron a refugiarse, junto con sus tíos y abuelos, en una tierra que, para los años 60 todavía era un país libre: Venezuela.

Está visto el jarabe de dólares y negocios que le inyecta la dictadura a una buena cantidad de muñecos cantinfléricos de la política venezolana actual, y eso los convierte en tremendos sinvergüenzas.

Más de un cuarto de nuestra nación ha escapado de nuestro país, el régimen ha asesinado a cientos de muchachos en guarimba y en simples protestas a plena luz del día. Las cárceles tienen cerca de 300 presos de consciencia, el salario de los venezolanos se ha convertido en una pobre referencia con que satisfacer las necesidades de cualquier familia; y resulta que ahora la solución país es la convivencia y la aceptación de las diferencias. O sea, que el tiburón más chiquito, pero gordo y apoyado por las más sombrías fuerzas oscuras del país y del mundo, se trague al resto de toda una nación. ¡De locos!

Yo que creo que con todo lo que acabo de compartir con ustedes, no hay necesidad alguna de explicar la razón y por qué acaban de pasar una batería de leyes por la AN para desconfigurar al país y convertirlo en una mamarrachada llamado Estado Comunal, y poquísima gente no ha dicho esta boca es mía.

Y así, este remedo de leyes-basura calcadas del arruinado modelo político cubano, tienen como único objetivo sellar la permanencia eterna en el poder de todos estos maleantes, junto con sus muñecos de ventrílocuo que se llevan para México y para donde les convenga.

No me canso. Sigo con el fastidio: unamos a la nación venezolana en un frente que rechace la desaparición del tipo de dictadura mafiosa que ha tenido Venezuela desde la época colonial.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto:

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios