CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

¿Un nuevo 11 de Septiembre?

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

La administración del presidente Biden es temeraria, juega con fuego. A 21 años del espantoso ataque de Al Qaeda sobre territorio norteamericano, el fundamentalismo islámico se ha crecido.

De hecho, ya no hay que atravesar el planeta para conseguirse con la flora y la fauna de esos locos peligrosos, que han jurado acabar con Estados Unidos.

En los tiempos que corren, los enemigos más encarnizados de América cuentan con el próspero refugio de la Venezuela de la dictadura de Nicolás Maduro, a plena luz del día.

Con todo y el millón de hectáreas, regaladas por el régimen de Caracas, para que Irán enfrente su grave problema de falta de agua y de tierras fértiles. O para que reemplace a los trabajadores rojos-rojitos de las refinerías venezolanas hechas pedazos, por individuos que no hablan ni una papa de castellano y dicen saber de petróleo. O para que instalen reactores nucleares escondidos que enriquezcan y den valor como combustible y fines militares, a las toneladas de uranio y plutonio que extraen de los yacimientos del Arco Minero. Además de dar “entrenamiento” a los violentos del siglo XXI, a través de la Guardia Islámica Republicana de ese país; comprometida con el fomento y financiamiento del terrorismo a nivel mundial.

Irán junto con su aliado Corea del Norte, cuenta con una increíble posición de espacios y privilegios en la Venezuela del régimen. Todos ellos jefeados por los cubanos; usan a Venezuela como aliviadero, centro de adiestramiento y base de lanzamiento de cualquier cosa que sus mentes retorcidas puedan inventar en contra de sus enemigos económicos y religiosos.

Gracias al Socialismo del siglo XXI, nuestro país, a escasas 4 horas de vuelo comercial de las principales ciudades de la Costa Este de Estados Unidos, ha sido convertido en un poderoso portaviones en tierra firme, que apunta a la Primera Democracia del Mundo.

¡NÁ GUARÁ!

Si la CIA o el Departamento de Estado, o alguna de las tantas estaciones de la Comunidad de Inteligencia de los Estados Unidos de Norteamérica dicen no saber sobre todo “eso”; entonces dense por enterados. En el año 2003 publiqué una pagina en el diario El Nacional advirtiendo a Venezuela y a la comunidad internacional, y por supuesto a las autoridades de Estados Unidos, del peligro que se cernía con Chávez en el poder.

Allá, en Venezuela, a la sombra de Maduro y de sus facinerosos, y a cambio de la “protección” del más fuerte de los bajos fondos, se puede estar cocinando a fuego lento un nuevo 11 de Septiembre. Con iguales consecuencias o con objetivos inclusive “mejorados”; quizás aún con alcances mucho más devastadores. Como dicen en mi pueblo: ¡Después no digan que no se lo dijimos!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba