CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Un «Rocío» incómodo

En el perpetuo carnaval que es el régimen de Miraflores, la basura del siglo XXI vuelve a enseñar su cara fea sin ningún maquillaje. Esta vez secuestra a Rocío San Miguel frente a un counter de Maiquetía y llevando a su hija de la mano.

Finalmente nos enteramos, luego de días de ocultamiento forzado, del disparate del cual se le acusa: estar involucrada en otra de las tantas e imaginarias conspiraciones en contra de Maduro y de la dictadura.

Pero todo pinta que es un nuevo montaje con el mismo libreto de la tiranía cubana, experta en atentados falsos e invasiones que jamás terminan de llegar.

Entre tanto, los cuatro o seis gatos pagados por Miraflores con el dinero robado a todos los venezolanos que dicen ser oposición en Venezuela, juran por las once mil vírgenes que ellos no están metidos ni en conspiraciones ni en golpes militares, ni en nada de eso. Ellos solo están metidos en negocios. Solo en billullo y en decir muchas mentiras.

La oposición venezolana que sale a rasgarse su trajes caros solo está en el negocio electoral, en el cuento de camino de las elecciones libres y justas propuestas por el Departamento de Estado, con la garantías Indra-Smarmatic acostumbradas.

Y cualquiera de aquellos rufianes de la oposición tarifada que diga otra cosa está mintiendo y haciéndose el “machito” y el “guapetón”. Ellos solo están haciendo por lo que les paga la dictadura: colaborarle para que juntos mantengan al país tranquilo, como si allá todo estuviera requetebién y que parezca que no está pasando nada feo en Venezuela.

Porque estemos claros, en caso contrario, si a alguno de la oposición que trabaja para el régimen le da por hacerse el gracioso y hablar de los serísimos asuntos que hacen de la vida del venezolano una completa y total mierda, pues se les corta la plata, no hace más negocios con el gobierno y le toca irse del país.

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba