El Fogón de la Editora

UNA LUZ

Yolanda Medina Carrasco /Venezuela RED Informativa.us

La gran cloaca de las trampas electorales se desbordó acá en América. Las traiciones de un vicepresidente, las miradas para otro lado de muchos de los miembros del Colegio Electoral y hasta los más recientes fallos del Tribunal Supremo de este país, se empiezan a zafar de las cadenas de mentiras construidas por el Globalismo y las grandes medios de comunicación norteamericana.

La mugre y el sucio se le ha corrido por entre los dedos a una Administración Federal incapaz de salir, de hacer algo más que ofertas y discursos. Como si Joe Biden, en vez de presidente de esta gran nación, aún estuviera en campaña electoral.

Sin embargo, tengo la impresión de que todo este desastre está cada vez más cerca de su fin. La permisibilidad y la condescendencia de la actual administración federal para con el régimen de Nicolás Maduro es innegable. Una dictadura dedicada, en mi país de nacimiento, a extinguir por hambre y por mengua a toda una nación atrapada. Venezuela solo recibe estúpidas recomendaciones por parte del actual Departamento de Estado de llevar a cabo Elecciones Libres.

A través de arreglos que permitan bombear el petróleo venezolano a los puertos de este país, han cambalacheado la libertad de mi gente, para tapar las torpezas que en materia energética ha cometido la Administración Biden desde su primer día en la Oficina Oval.

Lo bueno es que, entre cielo y tierra todo se termina conociendo. No existe información suficientemente clasificada en los tiempos de la Internet, que no señale la íntima conexión de una buena parte de la estructura de poder de los Estados Unidos de Norteamérica, con los más sombríos poderes vinculados al Globalismo y el antiamericanismo. Y estos, a su vez, con los arreglos del capital transnacional sin control ni nación, con regímenes tan turbios como el chino, el de Venezuela y el de la Rusia de Putin.

Por eso, la verdad sobre la infame trampa tendida a Donald Trump ya empieza a aparecer. Las costuras de tantos enredos y chuecos están reventando por Venezuela, por los terribles episodios de la represión del régimen de la República Popular China sobre su gente, o por el relajamiento de las medidas en contra de países peligrosísimos como Corea del Norte e Irán.

Todos está comenzando a salir a flote. La podredumbre empieza a emerger. Aún hay chance de salvar a la primera democracia del planeta Tierra.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba