CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Venezuela necesita un gobierno de transición

A mi juicio, una de las situaciones que más jode a la Venezuela buena es la altísima carga de entusiasmo que se le pone a las formas electorales. Y las elecciones, cuando terminan con las trampas acostumbradas de siempre, mueven el mercurio del termómetro de las ganas y de la lucha por un país mejor, hacia el piso de abajo de una nueva frustración colectiva.

La pasión de aquellos que todavía creen y continúan apostando a salidas institucionales, se desmorona la noche en que la Tibisay que sea canta la trampa. Trampa que siempre es continua. Es antes, durante y después. Como en este caso. Arrancó con las inmoralidades ventajitas del régimen, judicializadas por unos poderes secuestrados. Pasó por los enredos electrónicos para las inscripciones ante el CNE. Y ahora estamos en presencia de las trifulcas mandadas a hacer en el seno de la oposición electorera, que consisten en esas tareas que le pone el NARCO-RÉGIMEN a sus asociados segundones.

Total, después de la mamarrachada electoral, una parte del país se desinfla. El régimen se atornilla. Maduro y su aparato cubano salen a hacer control de daños. Tanto internamente como internacionalmente llevan a cabo trabajos impecables para hacerse los demócratas y acusar a cualquiera que sea de subversivo, golpista y agente del infierno. Y entonces un gentío de la Venezuela que vale la pena tira la toalla, se desencanta.

Y así, con alzas y bajas, con picos y sótanos de entusiasmo, embustes, inventos y mucha, muchísima incapacidad para gobernar al país, esos rufianes pasan otra larga temporada gratis en Venezuela. Robando, matando, mintiendo y haciendo las peores diabluras que podamos imaginar.

Hasta ahora, lastimosamente, eso ha sido un libreto. Una y muchas veces esa escenita se ha representado en la Venezuela vendida y revendida por la gran mayoría de esos grupos de rufianes dedicados al “negocio” de la política en nuestro país.

Maduro y su gentuza se pasan otros 6 años más sabrositos, con sus chulos cubanos, estirando la arruga, mientras hacen pasta para vender. Los gánsteres del régimen, junto con sus amigotes de la oposición tarifada, continúan su loca carrera por hacerse cada vez más ricos, cogiéndose lo ajeno. Y un gentío, millones de venezolanos descorazonados, toma la vía de Maiquetía o la del Darién; conforme les llegue el bolsillo.

¿No les parece que de esa mala obra de teatro ya tuvimos suficiente? Es que Venezuela ha asistido por más de 25 años al mismo circo, con los mismos payasos de siempre. Los enanos le han crecido y los tigres y leones y hasta Cilia han perdido hasta la dentadura… ¡Venezuela rompe con el pasado!

Hay que dar el siguiente paso. Un paso contundente que nos coloque en una narrativa muy distinta. En otra narrativa que esté a favor de la Resistencia, de las grandes mayorías de Venezuela que quieren recuperar la calidad de vida.

Hay que establecer ya un gobierno de emergencia nacional; un gobierno de verdadera transición. Un gobierno en el exilio que agrupe a los mejores talentos, que obtenga legitimidad y legalidad internacional y nos convierta en la traba molestosa para que tantos y tantos gobiernos, empresas y malandros internacionales y locales dejen de robarse a Venezuela.

Yo pienso que ya llegó la hora de hacer las cosas como adultos.

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad del escritor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba