CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Vienen tiempos mejores

¿La administración federal del presidente Joe Biden está al tanto del lado correcto de la historia? ¿Tiene el pulso de lo que sucede en el Hemisferio Occidental? Muy en especial, sobre todo en aquello que pasa en el patio trasero, cerquita, al sur de los Estados Unidos de Norteamérica.

La semana pasada el presidente de este país, católico para mayores datos, decretó que el Domingo de Resurrección debía ser tomado como el día para honrar la visibilización de los transformistas y transgéneros en América.

De tal manera que, así las cosas, todo hace pensar que, al menos el Departamento de Estado de Estados Unidos no debe considerar ni un problema ni mucho menos una amenaza para este país, ni para el resto del mundo libre, a las maromas y a los “amiguitos” cercanos con que funciona el régimen de Venezuela.

A todo evento quiero expresarle a quienes me leen, me escuchan y a quienes me hacen seguimiento por razones de seguridad de estado, que, sin menoscabo a mi enorme gratitud por mi condición de huésped en este país, las “cosas” no son como pintan ser.

Primero: Venezuela es controlada por una dictadura vinculada con los mayores y más turbios regímenes y mafias del mundo oculto. Que tiene como figura visible a un individuo que no es venezolano, quien finge ser presidente legal y legítimo. Tanto él, Nicolás Maduro, como Hugo Chávez, dejaron atrás en el tiempo su condición de mandatarios democráticamente electos.

Igualmente, tanto Chávez como Maduro promovieron y promueven la visibilización de los transformistas y transgéneros en Venezuela.

Segundo: En ese sentido, el nuevo proceso eleccionario del 28 de julio en consecuencia, en donde se reelegirá nuevamente a Nicolás Maduro, consiste en el siguiente capítulo de una revista de fraudes electrónicos persistentes en el tiempo, los cuales han sido mil veces denunciados y que todos los factores de la supuesta oposición venezolana están plenamente al tanto de todos ellos.

Todo el mundo en Venezuela está al tanto de la naturaleza del sistema electoral y de su condición de máquina “solo para fraudes”. Quienes insistan en decir y llevar a cabo prácticas de naturaleza electoral solo están fingiendo ante el mundo para validar, una vez más, que Venezuela es un país que practica la democracia.

Suponemos que, dados los recién descubiertos intereses del gobierno norteamericano, no creemos que el Departamento de Estado de este país sea el mejor árbitro ni crítico de lo que está ocurriendo en Venezuela. Ni puede, creemos, que pueda significar mayor auxilio para los millones de venezolanos que se encuentran fuera y dentro de nuestro país, afectados por las acciones del régimen que controla el poder en Miraflores.

Nos mantenemos a la espera y a la expectativa de cambios para que Venezuela pueda confiar nuevamente en su fiable hermano mayor de siempre: los Estados Unidos de Norteamérica.

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad del escritor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba