El Fogón de la Editora

VIVA EL ECLIPSE DE DIOS

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

En Norteamérica, durante todos estos días, quienes pudieron seguir la ruta desde donde se pudo apreciar en todo su esplendor el fantástico eclipse de sol que el Universo puso a la vista de la Madre Tierra, justamente en nuestro hemisferio.

Los Estados Unidos de Norteamérica, el país con la renta per capita más elevada del planeta. El país con la mayor cantidad de millonarios, multimillonarios y billonarios. El país con las riquezas naturales, tecnológicas, morales y militares más bien administradas del mundo, tiene gente suficiente para hacer de este fenómeno astronómico una ocasión para hacer turismo de días de entre semana.

Y aquellos que puedan y tengan con qué perseguir la sombra del Sol, que lo hagan. Quienes posean el tiempo y los recursos para dedicarse a la contemplación de uno de los momentos de mayor belleza e intensidad celeste, que lo disfruten.

Pero sería bien bueno también que recordemos que hay poblaciones, un mundo completo, que simplemente vive en la oscuridad permanente de un eclipse eterno sin regreso de la luz, sin vuelta inmediata de la claridad.

Venezuela y los venezolanos, desde donde también se contempló el eclipse sobre la parte Oeste del país, está sumida irreversiblemente en la oscuridad permanente.

Oscuridad producto del control y del dominio de las fuerzas humanas más siniestras del mundo, que se pasean con completa libertad por todo el país, invitados por un régimen rabiosamente traidor.

Oscuridad completa y total como consecuencia de un sistema eléctrico nacional que se cae a pedazos. Que nada indica que ni es, ni va a ser mejorado; acelerando a todo el país a una completa oscuridad, apenas rota por velas, antorchas y el poco combustible que no se roba el régimen para echar a funcionar plantas eléctricas.

Venezuela está sumergida en un permanente eclipse de sol. La oscuridad, tanto física como ética y moral, se ha cebado en el país.

Quiera Dios que esta desgracia tenga su tiempo contado, como sucede con los eclipses que apenas secuestran la luz del Sol a la Tierra por unos pocos minutos.

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad de la escritora

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba