CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Votaron cuatro gatos y el venezolano continúa en reclamación

Con toda seguridad acabamos de ser testigos de un nuevo acto de magia electoral. Como en toda dictadura que se disfraza de democracia, los números de la participación y de los resultados de la consulta de ayer domingo, han sido “debidamente” inflados por la Sala de Totalización de CNE, hoy en poder de don Elvis Amoroso, capo electoral de Venezuela

El régimen y todos sus poderes públicos que controlan bajo la figura de arriendo mientras les dure la fiesta, ya están celebrando que “El Efectivo es Nuestro”. Bueno, como ellos prefieran decir…

Los cuatro gatos, los poquitos funcionarios públicos que no pudieron escaparse de ir a votar, junto con el 1X10 que llevaron a cabo las narcofuerzas armadas bolivarianas hizo de la “fiesta nacionalista del referéndum” otra torta electoral.

Y así, luego de toda la tinta derramada en tanta explicación sobre el ir o en el no ir a votar ayer, ¿qué le queda por hacer al régimen nacionalista que nos gastamos? ¿Será que ya se sienten guapos y apoyaos para mandar a un contingente de abuelos reservistas a la selva, para así asustar a los guyaneses?

¿Le llegó finalmente la hora al Cartel de los Soles de darse una paseadita en camionetas Toyotas 4Runner por el monte lleno de bichos de la Zona en Reclamación para poner en carrera a los inglesitos?

Porque todo este gasto, toda esa payasada de intentar paralizar la vida y tratar de esconder por un rato los enormes problemas por los cuales atraviesa el país, no puede llegar hasta los cuadernos de votación de ayer, que jamás serán enseñados. Simple: porque terminaron vacíos al final de la tarde.

Yo pienso que ahora viene la segunda parte de esta historia muy mal contada. Supuestamente bañado de pueblo, el régimen no va a escatimar ni tiempo ni dinero para tratar de mantener la atención pegada en la Zona en Reclamación. Con toda seguridad veremos paradas militares en Tumeremo y hasta algún, movimiento de tropas en Ciudad Bolívar o en el Kilómetro 88.

Y dale que te dale. Y la electricidad, bien gracias. La dolarización de los sueldos y jubilaciones, lo mismo. La caída estrepitosa del ingreso y la inflación de casi el 500% con que cerrará en 2023, tampoco será importante

Este 2023 debe ser el último año en que lo celebremos sin trabajo y con unas navidades sin hallacas y sin dulce de lechoza.

¡Porque Venezuela, toda Venezuela, todas las necesidades pendientes de las grandes mayoría de venezolanos continúan en Reclamación!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba