La Columna de Pablo Medina

Yo acuso

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Acuso que el cumpleaños de un enchufado, celebrado en la cima de un Tepuy, en compañía del geriátrico que le hace de influencer, trata de tapar el horror que significa la muerte de un bebé en brazos de su madre, asesinado por la guardia costera de Trinidad y Tobago.

A la dictadura no le interesa, ni mucho menos le conviene, que se destape el barril hediondo de los “negocios” que tienen las mafias de Miraflores con el gobierno de Puerto España. La explotación de los yacimientos comunes entre los dos países es, quizás, uno de los más descomunales negocios podridos del régimen de Caracas.

Mientras que la Petroleum Company of Trinidad and Tobago Limited (PETROTRIN) extrae ella sola el crudo, PDVSA no hace absolutamente nada, aun cuando, en principio, se trata de una operación “compartida”. Lógico: ¿si PDVSA no es capaz de refinar ni la gasolina que se necesita para el consumo interno del país, cómo se podría meter en explotaciones a mar abierto?

Por eso, los venezolanos balaceados por las fuerzas armadas de Trinidad y Tobago en las cercanías de las costas de Güiria, terminan en la última página del interés de las redes, las fiscalías y de los dos países.

Mantener bien oculta la naturaleza de la operación de la extracción y del “reparto” del crudo de la Plataforma Deltana entre Trinidad y Tobago y Venezuela, resulta vital para la continuidad de este oscuro convenio.

Para la Resistencia Republicana también el tema es crítico. Sabemos que las persecuciones, las delaciones, las repatriaciones y ahora los asesinatos de migrantes venezolanos en Trinidad y Tobago, tienen una explicación de naturaleza “petrolera”. MAÑANA continuamos con el YO ACUSO.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: