CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Petro, enemigo número dos de Venezuela

Eso se sabe: el Diablo siempre paga mal a quienes bien le sirven. Por eso, aquellos que estén creyendo que Gustavo Petro, sea Guaidó o cualquier otro venezolano, está del lado de la recuperación de las libertades y de la democracia en Venezuela se está comiendo una rata muerta.

Lo que sí damos por seguro es que, por lo pronto, Petro está muy cerquita de embolsillarse a MONÓMEROS; con el objetivo de mejorar la cadena de valor en la producción de cocaína para algunos de los más grandes traficantes de su país, por cierto, muy amigos suyos.

Lo otro que también podemos esperar de Petro es que reciba de su paisano Maduro luz verde para la explotación de las Áreas Marinas y Submarinas del Golfo de Venezuela.

Estamos al tanto: el miserable que usurpa el poder en Miraflores está listo para firmar con Colombia la aceptación de la Tesis de la Costa Seca. Una demarcación diabólica, falsa y nunca reconocida ni mucho menos aceptada por algún gobierno o gobernante en Venezuela entre ambos países, que convierte al Golfo de Venezuela en Golfo de Coquivacoa. como llaman en los libros de textos de ese país lo que es de pleno derecho, histórico y de uso exclusivo de Venezuela y de los venezolanos desde de la época de la colonia.

Pero ya sabemos: luego del millón de hectáreas de tierras otorgadas a Irán, en la Venezuela secuestrada por estos delincuentes, cualquier cosa puede ocurrir. ¡Maduro y sus traidores son capaces de “eso” y de mucho más!

Gustavo Petro es enemigo de los venezolanos. Gustavo Petro es enemigo de Venezuela. Gustavo Petro tiene tantos escrúpulos como sus viejos compinches del M-19 que entraron matando y quemando expedientes de sus socios narcotraficantes en el Tribunal Supremo de Colombia en la Bogotá de los años 80. Con Gustavo Petro nada ha cambiado, para él no han pasado los años. Sigue siendo el mismo, sigue siendo “aquel”, como la canción de Raphael.

Esta rarísimo y muy absurdo que ahora salga a defender algo en lo cual no cree: las libertades ajenas y la dignidad de los demás. ¡Por favor!

Con Petro hay que tener mucho cuidado. A Gustavo Petro hay que mantenerlo bajo observación constante. Él y los negocios de sus amigos, con los que su paisano Nicolás Maduro se mueve en el tráfico de drogas desde lo que queda de estado en Venezuela, no dan para hablar de democracia, ni de libertades, ni de acciones humanitarias, ni de nada noble y limpio. Petro debe ser considerado como el enemigo número dos del pueblo venezolano, porque el primero todos saben quien es.

Y no se pongan a decir algo lo que yo no he dicho: el pueblo de Colombia es nuestro hermano, es nuestro amigo y está cansado de demostrarlo. El pueblo de Colombia nos ha protegido por años y años. El pueblo de Colombia ha sido el paño de lágrimas de la Venezuela que ha huido, nuestro aliviadero y también nuestro hogar fuera de nuestras casas. Porque Pueblo es una cosa y presidente es otra. Ya estamos crecidos, ya conocemos la diferencia; que no vengan a tratar de echarnos tierrita en los ojos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba