Venezuela

El teniente Igbert Marín alcanzó 24 días en huelga de hambre

Glenda Romero / Venezuela RED Informativa.us

Los padres del teniente coronel Igbert José Marín Chaparro, ruegan que al militar preso en los sótanos de la DGCIM, no lo dejen morir tras alcanzar casi un mes en huelga de hambre, como medida, para reclamar al régimen de Caracas, el cumplimiento de derechos que le han negado como preso político.

El teniente coronel Igbert Marín Chaparro fue encarcelado en el año 2018 en los sótanos de la DGCIM. Se ha dicho que en la cúpula militar venezolana, el comandante goza de un prestigio preocupante para el régimen, porque es un líder nato y ello representa un riesgo para la revolución que no cree en principios democráticos, separación de poderes o respeto por los derechos humanos.

Ha sido tratado con crueldad extrema. Sus padres claman porque le cumplan sus peticiones, como el respeto a sus derechos elementales y su traslado a la cárcel militar de Ramo Verde, como ordenó el Tribunal de la causa.

Marín Chaparro lleva 24 días sin ingerir alimentos y ante ello, su madre Nelis Margarita Chaparro de Marín ruega: “Escuchen mis súplicas de madre, no lo dejen morir, por favor”. Al mismo tiempo su padre, el coronel retirado Igor Marín dice: “No dejen morir a nuestro hijo” y agrega: “Ya basta de tanta injusticia hacia un oficial que ha dedicado su vida dignamente a Venezuela”.

Marín Chaparro ha sido incomunicado, le niegan recibir sol, ni atención médica, tampoco visitas ni llamadas telefónicas, ni comunicación con sus familiares, sólo le otorgan algunos derechos cuando en la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) necesitan hacer grabaciones, para contrarrestar las denuncias por violación de derechos humanos, ante organismos internacionales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba