Opinión

GEDEÓN: Los vicios de un proceso penal

William Jiménez Gaviria / Venezuela RED Informativa.us

Lo injusto que jamás imaginó vivir el Capitán (GN) Antonio José Sequea Torres.

La inseguridad jurídica es el «plato del día» de la descomposición del sistema de Justicia en VENEZUELA, no tan distante, pero muy cerca y analógicamente con la obra del autor Ingo Müller, en la magistral literatura los «Juristas del Horror», de esas actuaciones viciadas en tiempos de Hitler, prácticamente una copia al carbón, que aplica a su carta, el fascista dictador Nicolás Maduro.

El régimen no tiene escrúpulos para actuar con severidad, contra quienes se resisten a someterse a la ideología marxista leninista, especialmente para aquellos que impulsen ideas de libertad, serán reducidos a su mínima expresión, se niegan aceptar garantías electorales, no están dispuestos ni siquiera abandonar el poder por ningún vía democrática, no hay tolerancia ni espacio para la disidencia política.

El proceso judicial al cual fue sometido el capitán GN Antonio José Sequea Torres no tiene
precedente alguno en el sistema de justicia de la denominada República Bolivariana de Venezuela, cuyas condenas suman 57 años de prisión, superan los 30 años que establece la actual constitución, es una decisión sin precedentes, en la evolución del derecho penal venezolano, además impedir la designación de abogado de confianza, imputación de delitos sin fundamento legal, que no sostienen el mínimo análisis para considerar que sean los tipos penales aplicables, acompañado de torturas, tratos crueles e inhumanos, que pretenden el deterioro y en consecuencia el exterminio de un oficial de la República, a quien le han violado sus derechos humanos.

No es ciencia ficción, es una realidad que vive en carne propia un venezolano, Antonio José Sequea Torres, quien ha presentado las siguientes afectaciones físicas: Hongos en pies y manos, escoliosis en lado derecho, riñón derecho comprometido, tabique de nariz desviado, infección urinaria, cálculo en los riñones, sinusitis crónica, sarna o escabiosis, covid aproximadamente 5 veces, la primera vez sin tratamiento, entre otros.

Es increíble imaginar, que una persona aprehendida en una playa de nuestras costas venezolanas, usando un short, franela y tan solo unas cholas, sin poseer algún dispositivo para propulsar un proyectil o cualquier objeto para la defensa y el ataque, le imputen el delito de magnicidio y uso de armas de fuego, además de calificar los delitos de agavillamiento y asociación para delinquir, sin pertenecer a cualquier banda de la delincuencia común, y mucho menos ser parte de una estructura de la delincuencia organizada transnacional, pero es así tan decadente el nivel profesional de los representantes del ministerio público, que están alejados de ser garantes del debido proceso, aún más prefieren satisfacer las pretensiones del régimen, que controla el poder ejecutivo desde el palacio de gobierno en Miraflores.

Definitivamente están restringidas las garantías a las libertades fundamentales, este es el reto para todos los venezolanos, restablecer la independencia que se merecen todos sus ciudadanos, hasta alcanzar la anhelada libertad, aquella protagonizada por los Libertadores, nuestros Queridos Hermanos, históricamente los procederes que forjaron nuestra independencia.

Capitán (GN) Antonio José Sequea Torres

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad del escritor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba