Opinión

¿Habrá elección primaria en Venezuela?

Omar Estacio Z. / Venezuela RED Informativa.us

Con movimientos rápidos, aunque espasmódicos, como los de las películas mudas. Así avanza la narcosatrapía, en su plan de impedir, a toda costa, la llamada Primaria del 22 del presente mes.
El jueves pasado, la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia produjo sendas sentencias alineadas con esa maniobra. Nos referimos a los cuatro fallos mediante los cuales se acordó solicitar la extradición a Venezuela de, Antonio Ledezma, exalcalde de Caracas y director de las relaciones internacionales de la precandidata María Corina Machado, así como las extradiciones de la presidenta y las de las dos vicepresidentas del parlamento electo en 2015, diputadas, Dinorah Figuera, Auristela Vásquez de Castillo y Marianela Fernández Alvarado. Los tres mencionados en primer término, en la actualidad, se encuentran exiliados en España. La última, también, es exiliada, pero en EE.UU.

Ese fatídico jueves, por si fuese poco, la Fiscalía General de la República anunció que se había dirigido a Interpol a objeto de tramitar una alerta roja, para la captura del también diputado (2015) y expresidente encargado de Venezuela, Juan Gerardo Guaidó, exiliado en EE.UU.

Por otra parte, esta misma semana, Manuel Rosales Guerrero, gobernador de Zulia jugó posición adelantada, como se dice en el balompié. Rosales, al dar por sentada la anulación de la Primaria, lanzó su pretendida candidatura, “opositora” (¿?) de “consenso” (¿?) a la Presidencia. Meses atrás, Rosales, se había decantado por no aspirar a la jefatura de Estado en las elecciones de 2024 ¿Qué mosca le habrá picado para un cambio tan abrupto?

El recrudecimiento de la campaña contra la Primaria, en los últimos siete días, lo había iniciado, el lunes pasado, el propio Consejo Nacional Electoral, al arrogarse la “competencia exclusiva” para organizar -de una reina de Carnaval «parriba»- toda elección que se celebre en Venezuela. Las votaciones previstas para el próximo domingo 22, al no aceptar la intrusión del CNE, ya estaría en situación de ilegalidad y por ello sujetas a cualquier medida judicial, administrativa o hasta carcelaria.

¿Creen, ustedes, señoras lectoras, señores lectores, que el magistrado, Maikel Moreno, por muy candoroso que sea, ponente de la referida petición de extradición contra Ledezma, da por seguro que el gobierno presidido por Pedro Sánchez, va a regresar a Venezuela al exalcalde de Caracas, pese a que el susodicho ponente no puede ¡ni siquiera! pisar territorio de España por haber «apoyado y facilitado las acciones y políticas gubernamentales que han socavado la democracia y el Estado en Venezuela», según pronunciamiento de la Unión Europea?

¿El Fiscal General de Venezuela, sancionado por el gobierno de EE.UU., desde 2017, para más señas, a través de la temible lista de OFAC, poeta al fin, tiene fe ciega, en que míster Biden acatará, sin chistar, en territorio norteamericano, su referida petición de captura contra Guaidó?

Por lo demás, los tratados internacionales, las normas y estatutos internos; en general los usos y costumbres en la materia, prohíben capturas como las mencionadas en casos de supuestos crímenes de naturaleza política o conexos con tal profesión u oficio. Ni Ledezma, ni las diputadas Figuera, Vásquez de Castillo y Fernández Alvarado, han sido imputados por ilícitos que los sustraigan de las salvaguardias previstas para casos atados a la política: V.gr.: Intentonas o asesinatos consumados contra jefes de Estados y/o sus familiares; homicidios; lesiones gravísimas; secuestros; raptos; atentados dinamiteros o con sustancias tóxicas.

La convicción de los propios firmantes de las referidas peticiones de captura internacional es que las mismas carecen de efecto jurídico, alguno, en el extranjero. Pero alimentan las narrativas de Maduro, del hombre del «Mazo Dando», del chafarote Ministro del Interior, según las cuales, factores, externos e internos se encuentran envueltos en actividades sediciosas -la Primaria opositora, según ellos, es golpista, imperialista y lavadora de dinero negro, por antonomasia. La anulación de las votaciones del próximo 22 de octubre es impresentable. Pero algo es algo, a la hora de intentar mejorar su maltrecha cosmética.

La dirigencia opositora -la de veras opositora, no la dirigencia cipaya- pero sobre todo el mayoritario sector de la población que clama el relevo de Maduro y sus secuaces, deben prepararse para tal escenario. La mencionada en primer término, para coordinar las acciones pacíficas, de resistencia civil que le salgan al paso a la farsa. En cuanto al electorado, para que no cunda la desesperanza al concretarse el inminente patadón a la mesa.

En lo externo, por su parte, urge desplegar una intensa campaña de divulgación que disipe cualquier duda. No estamos ante una democracia imperfecta. Ni siquiera, ante una dictadura o ante una tiranía en el sentido tradicional de los calificativos. Que nadie se confunda. Se trata de una narcosatrapía, subordinada a factores del crimen organizado internacional y como tal debe enfrentarse.

@omarestacio

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba