Internacional

Cadáver descuartizado del exmilitar venezolano Ronald Ojeda no presenta heridas de bala y fue asesinado por asfixia mecánica

Alexander Arredondo / Venezuela RED Informativa.us

El cuerpo del exmilitar venezolano Ronald Ojeda, recuperado el pasado viernes bajo una estructura de cemento en una toma de agua en Maipú, Chile, no presentó heridas por arma de fuego, según aseguró el diario El Mercurio.

El medio de comunicación reseñó, citando a conocedores de la indagatoria, que este hecho llamó la atención de los investigadores que habitualmente ven casos relacionados con el crimen organizado, en que principalmente se usan armas de fuego en contra de las víctimas.

Se analiza si los autores del crimen usaron un sistema alternativo con el objetivo de no dejar huellas de balas que después pudieran ser rastreadas.

Evitaron dejar armas

Tras dos allanamientos el viernes en la toma de Maipú, donde fue encontrado el cuerpo de Ojeda, en dos domicilios cercanos no se pudieron levantar evidencias de armas de fuego, según indicaron fuentes del caso al diario El Mercurio.

Esto da cuenta, agregaron, del cuidado que tuvieron los involucrados para no dejar huellas. Tampoco fueron halladas armas en el vehículo usado en el secuestro, un Nissan Versa, abandonado en un punto ciego de la autopista Costanera Norte, el 21 de febrero pasado.

«Es en ese marco que los investigadores analizan cuál pudo ser la causa de muerte del exmilitar, sin haber usado armas de fuego. También se revisan prendas de vestir con sangre, cuyo origen se verifica», aseguró el medio.

En paralelo, el Equipo de Crimen Organizado y Homicidios (ECOH) de la Fiscalía se encuentra preparando la formalización que se llevará a cabo este lunes en contra del único detenido hasta ahora por el caso. Se trata de un adolescente de 17 años de edad, de nacionalidad venezolana, quien se encuentra en forma irregular en el país.

El medio local aseguró que se esperaba que otros avances en la investigación se conocieran el lunes, en la audiencia de formalización del menor, capturado el mismo día del hallazgo del cuerpo.

La Fiscalía informó que el adolescente podría ser imputado en «calidad de autor en el delito de secuestro por homicidio».

Fue por asfixia mecánica

Las autoridades de Chile determinaron que la muerte del teniente de la Fuerza Armada Nacional, Ronald Ojeda Moreno, fue a causa de una asfixia mecánica posicional.

El cuerpo del militar venezolano, quien logró escapar de la cárcel de Ramo Verde y que vivía en condición de refugio por motivos políticos en Chile, fue encontrado en una maleta que fue enterrada bajo cemento en una fosa de 1,4 metros de profundidad el viernes pasado.

“Se asfixió y esa es la causa de muerte que tenemos establecida por ahora”, informó el fiscal del caso, Héctor Barros, quien además detalló que esto había sido con un elemento de tracción.

La asfixia posicional es un tipo de asfixia mecánica que ocurre cuando una persona queda atrapada en una posición que dificulta o impide su capacidad para respirar adecuadamente.

La información se dio a conocer este lunes 4 de marzo, según reseñó la prensa chilena, donde reportaron que la investigación ahora estará orientada a determinar si la victima sufrió alguna golpiza previa.

“Sus lesiones dejan entrever que pudieron subirse sobre él, presionándolo contra el suelo”, se lee en un artículo publicado por La Tercera.

Ojeda Moreno fue secuestrado en su hogar, en la comunidad de Independencia de Santiago de Chile la madrugada del miércoles 21 de febrero por un grupo de hombres armados que se hicieron pasar por funcionarios de la Policía de Investigaciones del país austral.

El fiscal Barros aseguró que este es el resultado de un informe preliminar; la autopsia final la realizará el Servicio Médico Legal en los próximos días.

Hallazgo del cadáver

Tras nueve días de angustiosa búsqueda, el cuerpo del exmilitar fue encontrado descuartizado dentro de una maleta, enterrado bajo una estructura de cemento en una toma de agua en Maipú.

La Policía de Investigación de Chile (PDI) y la fiscalía, encargadas del caso, revelaron los horrores que vivió este exmilitar de 32 años, cuyo móvil de secuestro aún no está completamente esclarecido.

El fiscal Héctor Barros, que conduce la investigación, confirmó que la muerte de Ojeda ocurrió entre 7 y 10 días antes del hallazgo.

El subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, expresó su pesar por el acontecimiento y extendió sus condolencias a la familia, calificando el suceso como un acto de «criminalidad extrema».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba