Internacional

Nuevo Presidente de Panamá diligencia nexos  diplomáticos para «cerrar» el Darién a migrantes

GlendaRomero / Venezuela RED Informativa.

El nuevo Gobierno electo de Panamá, que asumirá el próximo 1 de julio, ya inició «contactos diplomáticos» y «estudios a través de organismos internacionales» para ejecutar  sus planes de «cerrar» la peligrosa selva del Darién, que  limita con Colombia y por donde cruzan a diario miles de migrantes irregulares que viajan hacia los Estados Unidos.

«Esa promesa de campaña del gobernante electo, José Raúl Mulino, ‘es una prioridad’», aseguró este jueves el ministro designado de Seguridad Pública, Frank Ábrego, quien deberá asumir el reto de cerrar la frontera selvática y repatriar a todo migrante irregular que la cruce.

«Ya iniciamos una serie de estudios, a través de organismos internacionales, el presidente  Mulino ha hecho contactos a nivel diplomático y estamos en la preparación de un plan que con posterioridad se dará a conocer», afirmó el ministro Ábrego a los periodistas.

Ábrego fue el primer director del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), creado en el año 2008, destacó Mulino este jueves al designarlo como titular del Ministerio de Seguridad Pública, desde ese cargo fue el responsable de la expulsión del Darién de la guerrilla colombiana.

El nuevo ministro reconoció que «tratar de lograr el cierre de la frontera no es una cosa fácil, son 260 kilómetros de selva», pero se mostró convencido de que «sí» se puede hacer.

Sobre el temor de que en esta tarea de repatriación masiva anunciada por Mulino no se respeten los derechos humanos de los migrantes, Ábrego respondió que Panamá siempre ha sido garante de estos.

«Tenemos que partir de que Panamá siempre ha respetado los derechos humanos de todas las personas», una práctica que se confirma con el trato que ahora reciben los miles de viajeros irregulares en unas estaciones situadas en la frontera, donde reciben alimentación, servicios de salud y se les toma los datos biométricos.

En lo que va de año, más de 153.003 migrantes irregulares en tránsito llegaron a Panamá tras cruzar el Darién. El año pasado, esta cifra superó los 520 mil migrantes, algo inédito que revela la magnitud de esta crisis humanitaria.

Entre enero y abril más de 30.000 menores y adolescentes cruzaron la selva, un 40 % más que en el mismo lapso del año pasado, alertó el miércoles Unicef, al tiempo que informó  que «se calcula que en 2024 podrían cruzar la selva 800.000 personas, entre ellas 160.000 menores de 18 años, y es probable que muchas necesiten asistencia humanitaria».

«Panamá y nuestro Darién no es una ruta de tránsito. No señor, esa es nuestra frontera. El concepto de cierre que he esbozado implica un concepto filosófico que guarda relación con cerrar la frontera en función de que iniciaremos con ayuda internacional un proceso de repatriación con todo apego a los derechos humanos», dijo Mulino al ser proclamado como presidente electo  de Panamá, el pasado 9 de mayo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba