Internacional

Para salvar a la  humanidad el mundo necesita  mayor rigor en la justicia

GlendaRomero / Venezuela RED Informativa

La justicia suiza emite una simbólica sentencia a criminales modernos esclavistas disfrazados de patrones.Triste viniendo de Suiza el veredicto y; digo triste, porque el mundo entero necesita copiar análogas medidas ejemplarizantes cargadas de rigor, medidas que sirvan para atemorizar a los miles de esclavistas del mundo que, se amparan en su dinero y en los cargos de los poderes públicos para satisfacerse, dice César Ojeda, un venezolano en la resistencia contra el régimen chavista.

Suiza, deforma la universivilidad de la justicia porque muchos preferirán tomar la justicia con sus manos o acaso hoy ante el mundo Israel no nos está demostrando que «La fuerza Barbarie, es lo único que termina con la Barbarie».

El texto de la noticia dice que «La justicia suiza encarcela a familia multimillonaria» claro que sí dictó justicia, pero lo hace como una pleitesía para decir que en Suiza se ataca a los esclavistas, la crítica a ésta decisión encaja, porque, cárcel de sólo cuatro años por esclavitud laboral a modernos esclavistas, es como tratar de tapar el sol con un dedo ante la opinión mundial.

La esclavitud moderna viene conformada por un eslabón que termina en una gran cadena criminal.

Según Organizaciones de defensa de derechos laborales y universales, existen más de cincuenta millones de personas en el mundo entero, obligada a ejercer trabajo forzado a manos de modernos esclavistas de trata personas y hasta traficantes de órganos que azotan a la gente humilde, sobre todo a los inmigrantes que huyen de sus aberrantes tiranías.

Todos tenemos que elevar nuestras voces por  la justicia universal, porque no existe diferencia entre la trata de personas  que llevan en un avión de lujo,  para esclavizar a jovencitas engañadas que terminan prostituyendo en lujosas residencias o islas paradisíacas, con un mísero barco en el Pacífico  apiñado de personas del medio oriente que buscan escapar a Europa; tampoco hay diferencia con un contenedor cargado de gente muerta en la frontera de México y EEUU, ni tampoco diferencia con la violación de una mucama en lujoso hotel de  manos de aquel famoso francés jefe de banca mundial.

Para salvar nuestra humanidad el mundo necesita de mayor rigor en la justicia, «El mal sólo se termina, cortándole de raíz». Sostiene  Ojeda

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba