Internacional

Presidente electo de Panamá visitó El Darién y prometió cerrar el paso a la migración cuando asuma a partir del próximo lunes

Alexander Arredondo / Venezuela RED Informativa.us

A las puertas de asumir el poder, el presidente electo de Panamá, José Raúl Mulino, visitó este viernes la selvática provincia del Darién, donde enfrentará uno de sus principales desafíos: la incesante migración desde Sudamérica con destino a Estados Unidos.

Mulino, quien tomará las riendas del país centroamericano a partir del lunes, ha prometido desde su campaña, que lo llevó a ganar las elecciones en mayo, que buscará cerrar ese corredor selvático en la frontera con Colombia, por donde cruzaron el año pasado más de medio millón de migrantes y más de 186.000 lo han hecho en lo que va de 2024, en su mayoría venezolanos, ecuatorianos, colombianos y chinos.

El nuevo líder de 65 años, acompañado de su equipo ministerial designado, llegó hasta un centro de recepción temporal, donde miles de migrantes arriban cada semana a través de afluentes caudalosos —inclusive mujeres embarazadas y niños— tras sortear la jungla. Mulino conoce bien la zona debido a que fue ministro de Seguridad durante el quinquenio de Ricardo Martinelli (2009-2014).

En la víspera de su visita, los migrantes que estaban en Lajas Blancas —donde toman los autobuses con rumbo a Costa Rica— seguían contando las dificultades económicas y de seguridad en sus respectivos países que los empujaron a emigrar por una ruta a veces mortal. Varios también veían bien los planes del nuevo líder panameño de cerrar la migración por allí.

“Con ese gobierno que tenemos allá (en Venezuela) nunca tenemos vida”, dijo a The Associated Press, Georyeth Barreto, un treintañero que dejó a su familia y a su hija de ocho años en la ciudad de Maracaibo. «Mi hija nació con un problema del corazón y no hay insumos, no hay dinero, no alcanza para nada».

Mulino también ha dicho que repatriaría a los migrantes que sigan cruzando el Darién, pero los expertos consideran que sería una tarea difícil y que sólo lograría deportar a un porcentaje mínimo cada día, además de lo costosa que sería la operación.

El nuevo presidente ha dejado entrever que buscaría acuerdos con Estados Unidos en esos esfuerzos en momentos en que persisten las denuncias de abusos, violaciones a los derechos humanos y testimonios de muertes por esa ruta. El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, estará en la asunción del lunes.

“Fue horrible porque primero cuando llegué acá después de haber pasado todo lo más horrible, murió mi esposa en una canoa… ella tenía un problema intestinal”, contó el venezolano Pedro Monte a AP. “Él (Mulino) tendría que hacerlo, cerrar, porque eso es lo más peligroso que puede haber, hay muchos ladrones, eso es lo más horrible; hay muertos, da lástima que se pierdan personas allí”.

Del lado colombiano, donde inicia la travesía por la selva, los riesgos para los migrantes incluyen la trata de personas y la violencia sexual, especialmente para los que tienen que pasar varios días en pueblos del Caribe colombiano porque sus recursos son limitados y están “desesperados por encontrar dinero para pagar las exorbitantes tarifas” de miles de dólares que les permitan continuar su viaje al Darién, advirtió un informe de la relatora especial sobre la trata de personas de las Naciones Unidas divulgado el viernes.

La relatora, Siobhán Mullally, indicó que las redes delictivas que operan en la zona también han afectado a los niños y jóvenes de comunidades afrodescendientes e indígenas colombianas en las zonas fronterizas. “Son captados con fines de delincuencia forzada, reclutamiento y utilización, en particular como guías y porteadores a través del Tapón del Darién”, detalló el informe.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba