Opinión

Trampas electorales: Sí hay algo nuevo bajo el sol

Omar Estacio Z. / Venezuela RED Informativa.us

La “Asociación de Desgobernantes Forajidos” -ASOFORAJIDOS-, convocó a una asamblea para celebrarla entre gallos y medianoche, como corresponde a semejante calaña.

Punto único en la agenda: Cometer más y peores fraudes electorales, para intentar posar como auténticos demócratas.

–¡Elijamos de inmediato el director de debates y entremos urgentemente, en materia! –propuso, uno.

–Elegir director ¿De queeé?  ¡Si en nuestra asociación nadie cree en elecciones! –ripostó
otro.

Lista de invitados especiales, para las deliberaciones, aunque más les acomodaría la calidad de miembros natos de la ASOFORAJIDOS: La FIFA y la COMEBOL; los inoperantes Consejos de Seguridad y de Derechos Humanos de Naciones Unidas; el Centro Carter; la Fiscalía de la Corte Penal Internacional; el “Tren de Aragua”; la Encargaduría de Asuntos Internacionales de la Unión Europea, capitaneada por el mamporrero de Josep Borrell; la National Boxing Association, NBA de  Don King –¿King no es el propietario de la NBA? ¡Da igual porque en algún momento, con la misma, hizo lo que le vino en gana!  

No deja de ser un oxímoron o una contradictio in adjectio, que un grupo de sujetos que no creen en la democracia, que no la practican que, además, despotrican de la separación de Poderes y contra el check and balancing, inviertan tiempo y dinero, en farsas para posar como supuestos gobernantes legítimos de origen.

El gordito de Norcorea, con todo lo asesino, corrupto, flatulento, al menos, no es hipócrita en ese particular. Integrante de una dinastía de marionetas que, por tres generaciones (¿O degeneraciones?) se han prestado para sostener la tiranía militar de ese sufrido país, Kim Jong-un, habrá invocado su carácter semidivino, para matar a un hermano o a un tío y permanecer impune; lavar dinero sucio; imprimir de manera masiva, billetes falsos de dólares, euros, yenes o cualquier otra moneda dura. Pero para Kim el solo hecho de depender de votaciones, fraudulentas o libres, haría tambalear su “Presidencia Eterna”.

El desorden del día, en las referidas deliberaciones, lo iniciaron, Daniel Ortega y la zascandil de su esposa. Los muy quejicas denunciaron, que cierto narcotiranuelo, atrincherado en Caracas, cucuteño, para más señas, les había plagiado sin pudor alguno, el “unos how” para robar elecciones.

–Ni siquiera nos “tiró algo”, por copiarnos de manera servil –se lamentó Ortega.

–Y todavía no ha metido preso a ningún cura ni violado a ninguna monjita –clamó, por su parte, doña Rosario Morillo de Ortega, mientras degollaba en pleno auditorio a un animalito, para ejecutar alguna de sus brujerías.

Pese a que Vladimir Putin, tiene cara y corazón de esos roedores que corretean por ahí y es más capitalista que, Henry Ford y John D. Rockefeller, juntos, su discurso despertó las fantasías eróticas de todos los camaradas o “camarados”; “ñángaras” o “ñángaros”, presentes y no presentes. Veamos lo que dijo para promocionar sus métodos contra cualquier atisbo de elecciones limpias.

–Envenenar con polonio o  con novichok  a un candidato opositor –inició, Putin, su peroración– o hacer estallar, en pleno vuelo, el avión en el que viajaba un antiguo compinche, por paradójico que parezca, tiene mejor relación, costo-beneficio, que clausurar una venta de empanadas, por el pecado de lesa roboLución de darle agua y comida a María Corina Machado; o que sobornar siete candidatos para que se hagan pasar por opositores o que alterar el padrón de votantes o que impedir una observación electoral, como Dios manda.

Hay quienes afirman que en materia de trampas electorales no hay nada nuevo bajo el sol. Se equivocan. 
Desde las primeras votaciones que se celebraron en el ágora ateniense hasta la presente fecha, es decir, desde que el Mundo es Mundo, en tales actividades, ningún supuesto árbitro electoral había interpretado, una canción con la connotación fálica del saxofón con el que, el hoy presidente del Consejo Nacional Electoral, CNE, le regaló una canción al candidato, Nicolás Maduro, el día de su cumpleaños.

Sírvanse, apreciados lectores, pulsar el siguiente enlace para comprobarlo: https://www.facebook.com/watch/?v=213451400298997

Señor presidente del CNE, por favor, se lo suplico, no vuelva a  tocar ese saxofón. Imagínese.

Más daño le hace, usted, a la Humanidad y a la Cultura Universal, con su pésima interpretación musical, con su carencia de, armonía, melodía, de ritmo; sobre todo de pudor, para adular como usted adula, que el daño, –esperamos que reparable–, que usted mismo, nos causa a más de 30 millones de venezolanos, su obscena parcialidad como fementido árbitro electoral.

@omarestacio

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba