El Fogón de la Editora

CON TRUMP VENEZUELA FUERA OTRA

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Yo no entiendo, ¿por qué pensar que las refinerías en Venezuela, todas ellas en las manos de los iraníes, deberían nuevamente ponerse a andar y producir los combustibles que necesitan los venezolanos?

En el supuesto de que esos “señores” realmente sepan algo que valga la pena de petróleo y de refinación, ¿por qué matarían a su gallina de los huevos de oro?

Con el chiste de las actuales sanciones de lo que una vez fue la Casa Blanca sobre las mafias que controlan a Venezuela, los bandidos de Miraflores le pagan a la República Islámica de Irán, que se lleva del Banco Central de Venezuela lingotes de oro.

Y así, la porquería de gasolina y de diesel que se distribuye en toda Venezuela, en una inmensa mayoría, la mueven los iraníes en sus tanqueros a los llenaderos de transbordo, que por décadas usó PDVSA para mantenerles full a todo el país con petróleo venezolano. ¡Ni zoquetes!

Los iraníes que ya tienen a la Isla de Margarita como un aliviadero para sus terroristas. Que pasean a sus mujeres, o lo que sean, arropadas con las muy humillantes burkas. A quienes Maduro les regaló un millón de hectáreas de las tierras más fértiles del país en el Macizo Guayanés. Que ya cuentan con cadenas de supermercados, venden electrodomésticos, falafel, cremas de garbanzos, computadoras con licencias de malísima calidad rusa y explotan y sacan todo que quieren y les de la gana de Venezuela, son los últimos interesados en que las refinerías del país funcionen. ¡Hay que ver!

CHEVRON se arregló con los rufianes de Miraflores, gracias al go del presidente Biden, y ya casi que igualaron la producción y la exportación de crudo y de gas que tenía el país antes del Paro Petrolero de 2004.

Y a los iraníes, que llevan veinte y pico de años robándose todo lo que se les atraviesa en nuestro país, no pueden tratar de echar a andar una unidad de refinación en Amuay sin que ésta les explote en la cara.

La verdad es que los malos nunca son buenos para hacer algo bueno. Y, en cuanto a los “buenos”, como las grandes empresas occidentales que también participan en el desguasadero en que han convertido a Venezuela, lo hacen muy hacen muy bien. Pero, qué cosas: ayudan muchísimo a los malos como si fueran sus mejores amigos.

Doble moral, doble fondo, doble visión entre lo malo y lo que debe ser.

América cada día más necesita de un hombre que limpie el país de tanta ambigüedad. Que no tenga ningún problema en respetar las políticas de estado de Estados Unidos sin jueguitos, ni tonterías, ni palabras prestadas. ¡América, pero América completa, necesita cada vez más a Donald Trump!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba