CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

¿Detrás del escenario electoral?

El Alto Comisionado para los Refugiados de las Naciones Unidad, ACNUR, anuncia un nuevo plan de asistencia para los migrantes recluidos en los campos de detención regados por toda Centroamérica «Made in USA».

Imagino que serán millones sobre millones de dólares ajenos que, muchos de ellos, se quedarán pegados en los bolsillos de los contratistas y de los vendedores de cachivaches electrónicos, chalequitos con letras grandotas, guantes y mascarillas para que los contratados y LOS SUPUESTOS “voluntarios” de la organización no resulten contaminados por la peste venezolana. Esa que infecta a naciones enteras, y que solo se contrae por la convivencia y por la aceptación y complacencia del mundo hipócrita, con gobiernos asesinos que obligan a sus ciudadanos a huir como sea y por donde sea del lugar donde nacieron.

Así, las estadísticas del paso del Darién continúan dando invicta a la nación venezolana desparramada que busca protección en el Norte.

Pero la campaña electoral, el cronograma, la habilitación de María Corina y SU CORO de «Hasta el final» y las bravuconadas electorales de Diosdado, tapan la realidad terrosa y llena improperios, violaciones y muertes a que las autoridades de muchos de esos países centroamericanos no paran de someter, en su ensañamiento en contra de los pobres migrantes venezolanos.

¿Órdenes de arriba o fuentes interminables de ingresos a cuenta de la miseria y de la necesidad de un pueblo en desbandada? ¿Quién realmente lo sabe?

A nosotros, en el Parlamento Libertador, solo nos queda denunciar. Donde sea y como sea, no paramos de acusar de genocidio al régimen de Caracas. Por las mismas razones, los señalamos como responsables directos del exterminio que significa el pago que reciben los más de 9 millones de pensionados y jubilados en Venezuela. Con lo que perciben no da ni para comprar medio kilo de carne molida y una caja de aspirinas en el mismo mes.

Y es que una Venezuela solo oye a esa Venezuela. Pero el tema electoral, la interminable retahíla de distractores y pequeños sucesos a los cuales apenas una parte del país presta alguna atención, no son suficientes para tapar las oscuranas a las que está sometida toda Venezuela todos los día, gran parte del día y de la noche. A los precios de todos los bienes y servicios que cada día suben más en dólares.

Al combustible que le lleva el régimen a sus rufianes en Cuba, mientras el agro, lo que queda de industria y el parque automotor del país o lo repaga a precios de oro o deja de funcionar. Pero lo peor comenzó cuando un nuevo contingente de candidatos se suman a los que comenzaron el año pasado.

Tenemos que empezar a pensar en los mismos términos en que funcionan los motorizados de las grandes ciudades venezolanas. Ellos le plantaron cara al régimen e hicieron parar la nueva forma de extorsión que Miraflores se había ideado para robarles el poco o mucho dinero que ganan haciendo «deliveries». Hay mucho que aprender…

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba