El Fogón de la Editora

EL FANTASMA DE RADIO CARACAS RADIO NO DEJARÁ DESCANSAR A CHÁVEZ EN SU TUMBA

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Con el cierre definitivo de Radio Caracas Radio, los medios tradiciones que quedan funcionando en Venezuela pertenecen a otra era, a otro país.

Radio Caracas Radio compartió su tiempo con la vida del general Juan Vicente Gómez, la explosión del petróleo y del estado petrolero, las dictaduras de mediados del siglo XX y la democracia participativa.

El potente medio de la radio en Venezuela penetró en todo el país como un cuchillo sobre una barra de mantequilla. Informó, divirtió, alegro, opinó y denunció sobre aquello que ni convenía ni debía ser como era. Y aunque el temor a la Rotunda, a los calabozos de los castillos en las costa venezolanas y a las muchas policías políticas que tuvo el estado amordazaron las críticas y las quejas de una sociedad en plena efervescencia democrática, Hugo Chávez no tuvo escrúpulo alguno para acabar con toda la libertad que el país pudo haber acumulado en la larga historia de su radio, su televisión y su prensa libre que alguna vez, aunque a ratos, fue un poder por su cuenta.

La Venezuela de los medios libres fue un triunfo de los luchadores políticos y sociales en nuestro país, así como de los cientos de periodistas que se enfrentaron por décadas al poder. Aun cuando emisoras, diarios y canales también formaron parte de los planes de control y ocultamiento de la verdad por grupos e individuos en Venezuela, al menos existió una ventana de honestidad que muchísimas veces se abrió para el uso del pueblo venezolano.

Hoy, con el cierre definitivo de Radio Caracas Radio, con el profundo descrédito y bajísimo compromiso a favor de la democracia real que muestran los medios tradicionales actuales en Venezuela, la Internet es la última frontera de la verdad y de lo que se debe y se tiene que decir y denunciar en el país.

Igual da añoranza, igual te asaltan los recuerdos por muchos de los periódicos de papel y tinta, de las emisoras de radio comprometidas con las necesidades de la gente y de los viejos canales de TV que también buscaron sacar lo mejor de un país que, por años, vio desaparecer a sus medios de comunicación tradicionales poco a poco.

Paz a sus restos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba