CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

El gulag electoral en Venezuela

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Vamos a ver si nos entendemos. Resulta que los rusos, a fuerza de bayonetas y muchos tanques, promueven un referéndum en la recién estrenada República Popular de Lugansk y dos importantes ciudades más, creando tres nuevos países de la nada sobre un buen pedazo del territorio arrancado por las malas a Ucrania. Putin, que es quien ordena la consulta, monta una operación «Smarmatic» relámpago para maquillar la invasión. En un dos por tres se convierte en demócrata y llama a los “expertos” electorales del régimen de Nicolás Maduro para que le den una mano.

¡Lamentablemente esto no es una broma, es noticia de portales! Pero, es importante decirlo, para el Departamento de Estado ese referéndum no es una Elección Libre. Como tampoco lo es para los miembros de la OTAN, ni para el resto del mundo decente, que sigue horrorizado por la invasión rusa sobre Ucrania. Para los países serios del mundo así no funciona la democracia. No se conquista un territorio, se extingue a los disidentes que te adversan y luego se lleva a cabo una consulta electoral para saber si los vencidos se quieren revolver o no con los invasores.

Sin embargo, la misma salsa que no sirve para cocinar la libertad en Ucrania, allá en Venezuela sí que es buena para preparar el guiso electoral de 2024.

En la Venezuela también invadida y controlada por rusos, cubanos, iraníes, chinos y la narcoguerrilla colombiana sí que salen las condiciones para hacer Elecciones Libres, aun cuando toda la basura antes mencionada, mantenga al pueblo venezolano en condición de rehenes de régimen. Allá sí va a haber Elecciones Libres, sí se va a reconocer a Maduro otra vez como nuevo presidente ilegítimo y se va a blanquear al sucio régimen de Caracas junto con todos sus compinches de la oposición tarifada. ¡Por favor!

Por el contrario en Ucrania, donde funcionan muy bien ciertos negocios americanos, donde se está llevando a cabo una pelea de gallos entre las superpotencias atómicas del mundo, los referendos nunca serán ni Libres ni Limpios mientras los rusos continúen con su gulag en territorio ucraniano.

En Venezuela, como está en el rabo del mundo, allá cualquier cosa vale. Y si a alguno se le ocurre disentir con fuerza de las fórmulas mágicas inventadas y poner bonitos arreglos entre los pillos que se viven a nuestro país, le caen las siete maldiciones de la Plataforma Unitaria.

No hay dos pesos, dos basculas para el vendedor de quesos en el mercado. Una para comprar y otra para vender. Eso se llama SINVERGÜENZURA electoral en cualquier parte del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: