El Fogón de la Editora

EL NEGOCIO DE LOS INMIGRANTES

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Si el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) dice que casi el 65% de quienes atravesaron el infierno del Tapón de Darién en ruta al norte del continente fueron solamente venezolanos durante el último trimestre, yo le creo la mitad.

A las cifras que terminan pasando les sumo un 20 o un 30 por ciento más y me las juego: ¡Casi todos salieron de Venezuela!

ACNUR y los países donde establecen bases de supuesta atención los negocios, el vicio, la extorsión y las grandes transferencias multilaterales que reciben los gobiernos regionales de las zonas de paso de inmigrantes y los gobiernos centrales, son para quitar el hipo.

La miseria humana, el dolor, el pánico y la búsqueda de posibilidades para que los desasistidos puedan aspirar a mejorar sus vidas destruidas son el gran negocio multilateral del siglo XXI.

A mí que no me vengan con cuentos de sabana. Yo nací en Venezuela, tengo un montonón de años como comunicadora y tengo los amigos parejos en la zona andina de allá. Y no hay un solo gocho, uno solo, que te cuente de un plato de sopa que la gente de ACNUR le haya dado a alguno de los miles, de los millones de venezolanos que han huido por la frontera o por las trochas que salen de San Antonio del Táchira y que todas, todas, culminan en La Parada, Cúcuta, república de Colombia.

Pero eso sí: ACNUR si colocó las vallas contando lo buenos que son por todos los caminos.

Las rejas para poder hacer pasar a los migrantes y que les fuera bien fácil contarlos para pedir buen dinero. Y lo bien uniformados, con muchas maquinitas para contar pobres diablos y chalequitos nuevos de los carajitos que dizque revisaban los documentos de los migrantes.

Lo que debe estar pasando en la parte de arribo en Panama, luego de salir del infierno del Darién, debe ser aun peor. Seguramente más inútil y con los pobres venezolanos más indefensos.

¿Hasta cuándo, Dios mío?

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad de la escritora

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba