CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

El pueblo habló

El pueblo venezolano habló, y de qué manera lo hizo. Como un gigante, salió a defender su
salario, su familia y su patria, expresando su descontento y sus anhelos en los 365 municipios.

Entonces María Corina o Rosales o Pérez Vivas o Andrés Velázquez, o cualquiera de los sopotocientos candidatos a la feria de popularidad de la oposición financiada por el régimen, montada y diseñada tanto por ustedes como por la dictadura para tratar de entretener a toda nuestra nación, con el acostumbrado trapo rojo con que llevan años pretendiendo confundir al pueblo venezolano con el tipo de democracia que ustedes practican.

Entérense: en Venezuela lo único que a la gente le interesa en este momento, consiste en el logro de la dolarización de los sueldos y de las pensiones que recibe todo el mundo.

La inflación, la ruina económica, el mal gobierno y una falsa burbuja de prosperidad solo para unos pocos, tienen atrapado al país que decidió no huir, quedarse en un rincón de hambre, penurias y mengua.

No nos quieran salir nuevamente con las mismas estupideces de siempre. Los mismos disfraces repetidos, las máscaras que llevan usando desde hace dos décadas para bailarse a la verdadera democracia.

Déjense de videítos y mil vainas raras más, buscando tratar de cambiarle las coordenadas al país. Dejen eso a los influencers que ustedes pagan. Ahora, en este momento, en la Venezuela de los venezolanos arruinados por el régimen, que recibe en bolívares sus pensiones y salarios y paga todo lo que compra en dólares, no le puede parecer importante la tontería de unas primarias que ustedes están como locos tratando de venderle a la gente, como si se tratará de Ajax, El Corta Grasa, él que todo lo puede. Dejen las ridiculeces: con primarias de una oposición como la que ustedes representan, nadie llega ni a la esquina; mucho menos ninguna familia venezolana hace la compra de la semana.

A la nación venezolana, a la Venezuela de verdad-verdad, no le interesa nada de aquello que el régimen de Maduro les haya exigido que digan o que hagan. Se les acabó la cuerda: ya no tienen como mentirle al país. ¡Ya no tienen como volver a lavarle la ropa sucia a la dictadura sin mojarse! Mientras tanto, ustedes, igual que todos ellos, son pranes electorales; ya verán cómo se entienden. Pero eso sí: no continúen pretendiendo manipular y usar a todo un país postrado por la pobreza, con el objetivo de salir a cobrarle, como si ustedes fueran los salvadores de la patria, cuando nunca, en todo este espantoso tiempo, han salvado a nada ni a nadie.

Para todos ustedes, que persisten en no darse por enterados que en Venezuela vive y desea todavía vivir dentro de ella: el país está en las calles. Y el país no va a regresar a sus casas hasta que sus sueldos, salarios, pensiones y jubilaciones se cancelen en dólares e indexados, protegidos, en contra de la inflación. Precisamente, en el momento en que el régimen tiembla cuando el culillómetro lo tienen a millón, es la hora de respaldar a la fuerza incontenible del pueblo constituyente, el poder originario que va por lo suyo a limpiar a Venezuela.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto:

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios