CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

El Punto G

En un país serio. En un país moderno en donde es práctica social y cultural una verdadera democracia. En un país con esas características, una candidatura como la de Edmundo González sería creíble y políticamente conveniente. Así lo afirmo categóricamente. Claro, solo para aquellos que también se tomen en serio el relajo electoral que tienen montado los rufianes del régimen con sus aguantadores de la oposición electorera de la Venezuela saqueada.

El problema es que Edmundo González ni opera ni encaja en un país como el nuestro; con todas las instituciones bajo secuestro del régimen y de sus nuevos conquistadores cubanos, rusos, chinos, iraníes y la FARC y el ELN. Ese es precisamente el Punto G. Para María Corina, González tuvo que haber representado el equivalente a un trago fondo blanco de un preparado con vinagre, limón y bicarbonato de sodio. Para la parranda de mediocres de la cuarta, Eduardo, Henry Ramos, Rosales, Capriles, López y todos los principales responsables del atraco a Monómeros y de que el país haya llegado a esto, el que no los considerara ninguno de ellos como la cara reversa del tarjetón del 28 de julio, debió haber sido traumático. Debieron haber sentido que aquello era un feo. Una sacada de ya todos sabemos qué, facturada por los años y años del mal servicio que le “brindaron” al país.

Esos años que hicieron posible y hasta necesario la aparición de un oportunista de la política como Hugo Chávez, un embustero farsante que se coleó entre los desaciertos, la incompetencia y la falta de visión de grandeza que esos malandros de antes tenían como práctica. Para luego Chávez y sus plagas apocalípticas saquearan y destruyeran a su paso, hasta llevarnos al colombiano que hoy está en Miraflores.

Cuidado, Venezuela: ¡Esta desgracia de ahora no hace de lo anterior una cama de rosas!

Y, como siempre, ni Edmundo, ni María Corina, ni los viejos adecos y copeyanos le tienen tomado el pulso al país; pues tampoco, como siempre, parece interesarles. Como siempre, como el mismo régimen que destroza actualmente a Venezuela, se mantienen fuera de foco y sintonía con las enormes necesidades del venezolano que vive adentro; como tampoco de aquellas de los tantos otros venezolanos que están dando tumbos por fuera.

Maduro y sus rufianes otra vez se vuelven a burlar del venezolano trabajador con un embuste de aumento que no resuelve a nadie. El país cada vez pasa más y más horas diarias sin electricidad que con luz. La colas, producto de una escasez hamponil de combustible por día son mayores, mientras barcos van y vienen de y hacia Cuba, repletos de combustibles robados al pueblo venezolano.

Ninguno de estos espabilaos, que siempre tratan de jugarse a Venezuela en una partida de dados cargados, ni dicen ni mucho menos hacen algo que valga la pena para mejorarle en un poquito la vida de mierda que lleva la gente de a pie Made In Venezuela. Como siempre.

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad del escritor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba