CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

El reto de la Polar es copiar a Chevron

Saludo la inteligente decisión de la CHEVRON, y de sus operadoras de servicios, en dolarizar los salarios y constituir HCM para sus trabajadores y las familias de estos como parte del paquete salarial. ¡Alguna teníamos que pegar, mano!

Sensatos: llevan 100 años calándose revoluciones, huelgas generales y sabotaje de sus equipos, como para aceptar cumplir a la mansa con las condiciones de hambre que les obliga el régimen en Venezuela que le apliquen a sus obreros y empleados de producción.

¡Bien bueno!

No salarios cambalachados de bolívares a dólares; CHEVRON está pagando salarios en dólares, aun cuando todavía no se encuentran dentro de los estándares mundiales de la industria. Eso sí: callaítos, para que el resto del país que está pasando hambre con los salarios y pensiones de hambre, no se entere. ¡A bachaco chivo, compadre!

A CHEVRON y al resto de las empresas de servicios que gestionan el crudo y el gas venezolanos les viene mejor para sus planes a largo plazo una sinceración en los costos de producción, que llegar una buena mañana a los campos de trabajo y conseguirse con los pozos ardiendo y las herramientas destrozadas.

Porque cuando se prenda el que te conté con los trabajadores petroleros y no petroleros en Venezuela, no va a ver NARCOGUARDIA nacional, ni colectivos, ni iraníes que paren al pueblo venezolano muerto de hambre y bien arrecho haciendo lo que sea en plena calle.

La dictadura a los trabajadores, jefeada por rufianes y reposeros, está montada sobre un barril de dinamita. Y no son con las primarias, ni con la ilusión de una nueva payasada electoral presidencial trampeada con lo cual la gente se va a calmar. ¡Qué va!

El régimen juega con fuegos pirotécnicos en estado de ebriedad. En Venezuela somos chismosos y nos enteramos de todo. Así que si los trabajadores de CHEVRON, que son quienes han alcanzado unas elevadas cotas nuevas de producción de crudo y gas en el país ganan en dólares, allá cualquiera, con los precios de los servicios y de los bienes que mueven los sectores tanto público como privado, tienen que cobrar en la misma moneda y con la misma calidad. ¿O no?

Yo pregunto a la empresa venezolana Polar si no es capaz de tomar la misma medida de dolarizar los salarios como hizo Chevron.

La Resistencia se contenta; pero la Resistencia no deja de promover la huelga general, el paro total, cualquier actividad ruda que los trabajadores venezolanos lleven a cabo que contraste con esta mentira que tanto régimen como oposición insisten en hacernos creer. Desde luego, la huelga general no es soplar y hacer botellas, sabemos que se requiere preparación, porque en Venezuela ¡claro que sí están pasando cosas: las grandes mayorías están pelando bolas!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba