CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Las barajitas del Conde y la Reina

¡Pero claro que soy un agitador! Así es: Pablo Medina Carrasco anda agitando aquí, en Venezuela y en donde sea para sumar a todos los hombres y mujeres que quieran volver a ver a Venezuela con venezolanos que tengan calidad de vida, con venezolanos que recuperen sus libertadas robadas, con salarios dolarizados, con gasolina a precio nacional, enfrentando la corrupción y encarcelando a la delincuencia, tal como hizo el presidente Bukele en El Salvador.

¿Cuál parte de la pesadilla de país que tenemos hoy en día algunos dicen no creer? ¿Van a seguir mintiendo sobre realdades artificiales, como aquella de la prosperidad o la de la burbuja de crecimiento nacional?

Porque para mí y para muchísimos venezolanos más, este asunto no se ha acabado. Ni se ha resuelto, ni tampoco está en vías de arreglarse con la cómica de las internas de la oposición. Mucho menos con el cuento, solo para bobos, de las Elecciones Libres que empuja el Departamento de Estado de este país.

En Venezuela está todo por hacer. Los que han tendido las palancas institucionales para hacer cambios importantes prefirieron cogerse los reales y hacerse ricos a costillas del sufrimiento de la gente.

Ahora, lo crítico, lo prioritario, es que los venezolanos que aún permanecen en Venezuela logren sobrevivir al cataclismo del siglo XXI. Y está visto: los que están en la charada electoral no hablan de los sueldos y pensiones en bolívares, mientras todos los gastos de la gente son en dólares. De la luz, el agua, los combustibles, los niños que desertaron del sistema educativo venezolano por hambre y miseria, no hablan de nada que sea verdad, ni de los migrantes atravesando el infierno del Darién.

Si el régimen no habla de esos problemas, el Conde del Guácharo o María Corina tampoco, esos problemas no existen. Allá en Venezuela, solo se dice y se repiten las siete estupideces que autoriza Diosdado.

Los que están jugando a invisibilizar a todo el país asaltado por los cubanos, los iraníes, los rusos y los chinos están comiendo del régimen. ¡Así de claro!; y de eso tampoco hablan ni el Conde ni la Reina María.

Déjense de pendejadas. El régimen con ustedes se hace oposición a sí mismo, ustedes son su brazo derecho escondido. Así el tiempo pasa y medio mundo se sigue cogiendo las riquezas de nuestro país y buena parte de nuestra nación, tanto adentro y como afuera, continúa pelando bolas.

Llegó la hora Venezuela. Montemos juntos un gobierno en el exilio para recuperar en serio a la Venezuela de verdad-verdad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba