CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Los círculos militares

¡Está clarito! En Venezuela existen los militares Tapa Amarilla y los de Alta Gama.

Los primeros están pelando bolas. Sus ingresos, activos o jubilados, resultan ser más o menos equivalentes a la misma miseria que reciben como sueldos y pensiones el resto de los cristianos que tratan de sobrevivir dentro de país.

Activos o jubilados no cuentan con sistemas de seguridad de ningún tipo, ni con hospitales que les curen una enfermedad; ni para ellos ni para sus familiares. Como el resto de los venezolanos. La Venezuela estropeada es pareja para cualquier individuo decente; use o no uniforme.

Por supuesto la culpa de tanta miseria está asociada a las medidas internacionales de un imperio maluco que se ensaña en contra de todos los venezolanos.

Aunque los militares de Alta Gama, activos o en situación de retiro, son otra cosa. Para ellos la vida es bella. Los negocios se les adhieren magnéticamente a sus bolsillos. Todo les cae, todo les sonríe.

Ganan un bolón de reales. Todo en buenos dólares, con dietas y demás arreglos conforme a sus rangos. Están pegados a los cubanos y reciben lo mejor de lo mejor en una Venezuela que está en ruinas. Son “leales y nunca traidores”. No conocen de necesidades ni del mal de ojo. Tienen sus “Padrinos”, que les monitorean desde las calles hechas trizas de La Habana, a los cuales visitan con muchísima frecuencia.

Ellos, los militares de Alta Gama bolivariana disfrutan del Círculo Militar de Caracas, de sus instalaciones y de los chistes en ruso que les cuenta el contingente de matones que el régimen de Putin tiene alojado en esas instalaciones.

Se llevan bien con los iraníes y están en el aprendizaje del farsi y el chino del Medio Oriente. Para ellos sí que hay pólizas de seguros internacionales, en los mejores hospitales de Puerto España, extensivo a sus novias, queridas y “amiguitos con derechos”.

Para los militares de Alta Gama en Venezuela el mundo es otro. La revolución bolivariana vale la pena y por ella son capaces hasta de volver a beber otra vez la cañandonga barata con que se criaron, si toca restearse con Maduro y sus secuaces para lo que sea.

En fin, creo que no es necesario insistir en quienes son los militares venezolanos, activos o jubilados, que estén adentro o afuera del país, que forman parte de los más sensibles activos de la Resistencia Nacional, ¿verdad que no?

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba