Opinión

Los riesgos de pensar distinto en Venezuela

Carlos Rosales / Venezuela RED Informativa.us

Dos jóvenes salen ilesos que por suerte logran escapar, al evitar ser secuestrados por una columna del EJÉRCITO DE LIBERACIÓN NACIONAL (ELN), cuya célula terrorista hace presencia en el departamento de Nariño de la República de Colombia.

Jesús Daniel Arias Mier y Daniela Georgina Aguilera Rodríguez son una pareja entre los millones de Venezolanos, que han decidido alejarse de los peligros a lo que se exponen las personas que se atreven a diferir a las imposiciones del régimen de Nicolás Maduro, además de estar un tiempo alejado de sus familiares y amigos, decidieron ir a Venezuela a retirar documentos académicos para proseguir estudios universitarios desde el Ecuador.

El padre de Jesús Daniel, quien además es yerno de Daniela Rodríguez les encomienda otras diligencias en la Universidad de Carabobo. Una llamada inesperada del progenitor evitó la tragedia. Les alertó del peligro si continuaban con su viaje. Cuando se disponían a efectuar el chequeo migratorio en la zona fronteriza entre Ipiales y Rumichaca, abortan su bitácora de viaje, pues el pretender proseguir vía terrestre por Colombia no ofrecía las garantías de seguridad. Aún más porque les alertaron que la Inteligencia militar de Venezuela, monitorea y vigila la vivienda de la ciudadana Yesenia Coromoto Rodríguez Navarro, madre de Daniela Rodríguez, quien igualmente fue forzada a abandonar el territorio venezolano para resguardar su integridad física en compañía de su hija Alejandra Rodríguez quien también es su hermana menor.

La estrecha vinculación del régimen de Nicolás Maduro en alianza al grupo terrorista «Ejército de Liberación Nacional (ELN)», se fortalece no sólo ideológicamente, sino además de los acuerdos en el tráfico de sustancias ilícitas, pero la cooperación con la Dirección General de Contra Inteligencia Militar (DGCIM), es también parte de los acuerdos para secuestrar a los disidentes políticos Venezolanos, no es una actividad improvisada, cabe destacar la operación combinada para el secuestro del oficial del Ejército de Venezuela FRANKLIN CALDERA, quien hasta la presente fecha permanece en los sótanos de la inteligencia militar desde la ciudad de Caracas.

El sistema criminal ha venido ampliando sus redes en diversas regiones desde el sur de América, así lo denunció en su oportunidad el Gobierno de Bolivia, quien obtuvo evidencias que involucran a Diosdado Cabello Rondón y Pedro Carvajalino en la instalación de células terroristas, con el propósito de ubicar a disidentes políticos.

Finalmente aspiramos que el Fiscal de la Corte Penal Internacional avance en la investigación, se procedan con las órdenes de comparecencia, los responsables respondan por las violaciones a los derechos humanos, especialmente los crímenes de lesa humanidad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba