CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Maduro le prende una vela a Alex Saab

El sábado pasado, solo en la Bahía de Pozuelos en el estado Anzoátegui de la República de Venezuela, estaban anclados en la Rada o en los llenaderos de la patria 23 buques tanqueros y supertanqueros con bandera americana, en faenas de carga o de espera por cargar.

Por cierto, el promedio de crudo por buque es de un millón de barriles por barco. ¡Que cada quien eche lápiz!

Y todo compartido entre CHEVRON y la dictadura de Caracas. Lo que “quede” para ellos, después de sacar los costos y pagar a las empresas de servicios que también forman parte de la nueva PDVSA, termina en las manos de la HAMPOCRACIA del siglo XXI. ¿Qué tal?

La información que manejamos nos indica que en su gran mayoría, casi todo ese petróleo tiene como destino Europa. Petróleo pesado, Merey o el que sea; ¡petróleo venezolano, petróleo de todos los venezolanos! Petróleo con sangre. Petróleo con hambre y petróleo con genocidio.

Total: El petróleo venezolano regresa a las refinerías de Rotterdam, Marsella y Hamburgo. Allá ya saben lo que se tiene que hacer con ese crudo, llevan décadas transformándolo en gasolina. Pero es importante recordar que todo esto que está sucediendo en Venezuela, no pasa por «go» ni paga los doscientos, todo se lleva a cabo en efectivo, se hace “encapillado” y lo que resta termina en los bolsillos de Maduro y sus secuaces. Por cierto: eso ocurre todas las semanas y todos los meses del año sin parar. Como decía aquel cómico de la televisión, “¿pa’ qué más?”.

Y desde luego para los medios y la mayoría de los consumidores europeos solo importan los tremendos esfuerzos que llevan a cabo los gobiernos de cada uno de esos muy democráticos países para salvar a sus consumidores de las restricciones impuestas por los rusos sobre su crudo y su gas, en el contexto de la Guerra contra Ucrania.

Así las cosas, debemos entonces recuperar la seriedad. Ya llegó la hora de dejar de hablar de sanciones internacionales sobre la dictadura en Venezuela. Yo creo que la verdadera situación de las sanciones está muy clarita, no hace falta explicarlo con dibujitos. ¿Verdad que no?

En Venezuela las restricciones internacionales que puedan aun quedar serán aquellas relacionadas con la movilidad de las cuentas personales que estos pillos del régimen dejaron con dinero a la vista en cuatro o cinco bancos fuera del país. En la propiedad y el uso de los carros carísimos que tenían estacionados en sus casotas tanto en América como en algún otro país de Europa cuando les revocaron las visas. Y, con toda seguridad, una que otra dificultad que debe subirle los precios al lavado del dinero de la droga y al dinero robado al pueblo venezolano.

Nada que, por cierto, Qatar y con las mañas diplomáticas que conoce Alex Saab se pueda resolver una vez que lo dejen en libertad, para abaratar los costos del blanqueo del dinero sucio «Made in Venezuela».

Ni mencionarlo. Con todo el grupo de países que contemplan y se meten una bola de reales sacando, transportando y vendiendo el petróleo venezolano, NO podemos esperar ninguna acción real por la inhabilitación de María Corina Machado, ni mucho menos aspirar a unas “Elecciones Libres”.

Por eso: Señores ¡Asamblea Nacional Originaria Parlamento Libertador para todo el mundo, y lo demás, por donde lo mires, es pura comedia!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba