El Fogón de la Editora

OTRAS MENTIRAS MÁS

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Con todos los embustes que echa la dictadura de Caracas, doña Delia Fiallo hubiese podido escribir una telenovela de mil capítulos.

Ahora resulta que el 60% de la gente que huyó del país ha regresado seducido por la atractiva prosperidad que se expresa en tener que pagar todo, absolutamente todo lo que se compra en Venezuela, en dólares. O sea, otra era de bonanza nacional.

En cualquier momento nos salen con una nueva oleada de los españoles, italianos y portugueses, igualita a la que llegaron a Venezuela en los años 50, escapando del hambre y la miseria en sus tierras.

Aunque la verdad que lo que llega y bastante a nuestro país son los de la narcoguerrilla colombiana, las tropas y los trabajadores esclavos iraníes para cogerse los empleos de nuestra gente en la industria petrolera, los cubanos disfrazados de médicos, los chinos como arroz y los rusos alumbrados por tanto sol que parecen camarones.

Es que la exposición del representante del régimen de Caracas en la apertura de la Asamblea General de las Naciones Unidas fue tan disparatada como las mentiras del crecimiento de la economía de nuestro país o la recuperación de la capacidad de compra de la gran mayoría de nuestra gente.

Es absurdo y no tiene ningún sentido. Mendigan en plena ONU el cese de las sanciones, que solo dificultan el movimiento de los negocios sucios a quienes manejan el poder en Venezuela; pero por otro lado, dicen que al país le yendo está bien. Si allá todo está tan chévere, ¿en qué pueden afectar las sanciones sobre los capos del régimen?

El asunto real es que el país está cada vez peor. Y las sanciones promovidas por Donald Trump en contra de los altos funcionales de la dictadura y las empresas e instituciones a través de las cuales ellos llevan años lavando dinero y haciendo negocios sucios con plata robada a toda Venezuela, no son las responsables del desastre nacional.

Como tampoco las sanciones, que son en contra de los intereses de los funcionarios del régimen, son las responsables de la extinción de nuestra industria petrolera y petroquímica, en un país que flota sobre petróleo. Ni de la destrucción de los servicios de salud, educación, electricidad, vialidad pública, producción agroalimentaria y pare usted de contar.

En Venezuela muy poca gente de la que se fue está regresando. En todo caso, lo que uno ve es que cada vez son más los venezolanos que están llegando hasta Nueva York en situación de homeless, sin techo. Lo mismo ocurre con otros países en Centroamérica y algunos pocos europeos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: