El Fogón de la Editora

RAMOS ALLUP, UN ALMA BLANCA-BLANQUITA

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

El pedacito del país que resta de la supuesta oposición al régimen, quedó para dar risa. Ramos Allup desaprueba los golpes. Dice que no hay golpes buenos, ni tan siquiera aquellos que dieron los adecos de 1945, ni aquel otro que tiraron en 1948 en contra de Don Rómulo Gallegos, que era también adeco.

Hoy Ramos Allup, quien dice estar casando de las “persecuciones” de la porquería del siglo XXI, se niega a permitir que estas se repitan. De tal manera, y antes que lo vuelvan a amenazar con freír su cabeza en aceite de coco, se apoltrona sobre sus negocios con el régimen. Las marramuncias que no ha dejado de llevar a cabo en todos estos años su principesco suegro, y las instrucciones que acata dócilmente de Maduro y de sus secuaces para continuar en la parranda, que lo ha vuelto un hombre de paz y de amor: ¡un alma blanca!

Ramos, quien también dice estar plenamente convencido de la salida democrática, electoral y alternativa de la dictadura roja-rojita, repite las mismas peperas que ya se le escucharon en el “proceso” pasado, en el anterior y en el que se realizó muchísimo más atrás. Desde luego, todos ellos con iguales resultados: ¡trampas!

Claro está, es del completo conocimiento nacional la percepción que Henry Ramos Allup tiene de la totalidad de la nación venezolana: ¡somos un pueblo de cretinos, completa y totalmente idiotas capaces de creerle a él, al CNE, a Nicolás Maduro, a Diosdado Cabello y al resto de los zánganos que tienen como tarea robarse todo lo que consigan o se les atraviese en Venezuela.

Con el precio de 140 bolívares por el cartón de huevos y un suelo mínimo de 130 bolívares, ni Ramos ni nadie como él está en capacidad de hacernos el favor de ayudar al pueblo venezolano; muchísimo menos pensar con buena fe en alguna puerta para salir de aquel infierno por elecciones.

Nunca lo han hecho, ¿por qué lo harían en este momento? No es justo, ni mucho menos es cierto, el fracaso luego de tantos y tantos años de intentos por zafarnos del chavismo sea el fracaso del país. El éxito y el crecimiento de una pequeña cantidad de enchufados gracias a los pedazos del enorme botín de una Venezuela que el régimen ha compartido es el único “mérito” que realmente pueden mostrar hombres como Ramos Allup y tantos otros que siempre caen de pie.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba