El Fogón de la Editora

SANTUARIO DEL MAL

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

La sangría humana que padece Venezuela no se resuelve tan fácil como cerrando los accesos a la selva por donde huyen los venezolanos.

Si el recién electo presidente de Panamá, José Molina, cree que puede mantener y costear un ejército de vigilantes en todos los rincones de la marisma para atrapar a los venezolanos que se internan en el paso, para comenzar a subir por toda Centroamérica, es reamente muy ingenuo.

Si como promesa electoral le funcionó, como acción efectiva de estado, ni él ni el presupuesto de Panamá tienen con qué frenar la avalancha humana que sale de Venezuela y que se interna en el infierno del Darién.

No, señor presidente Molina: ¡a la rabia se le elimina acabando con el perro! Las infecciones de estado que padecen Venezuela, Nicaragua y Cuba no se extinguen ni con pastillas ni muchos menos con tratamientos ni declaraciones de gobiernos cómplices. De paños calientes continentales, la Venezuela hecha ruinas por un grupo de pillos, tiene más que suficiente.

Nadie hace ese recorrido infernal por turismo de aventura. La gente que se interna en ese laberinto de muerte lo hace por desesperación. Por una ilusa búsqueda de recuperar un pedazo de la dignidad que los miserables que controlan Venezuela le han arrancado por las malas a las grandes mayorías del país desde hace casi tres décadas.

Igual aplica para el resto de las nacionalidades que hacen del fango, los caños y los caimanes del Darién una babel de acentos de pobres diablos.

Nadie se cree que el paso del Darién es una versión Caribe del Camino a Santiago de Compostela. Más bien, todos sabemos que desde siempre, el Darién ha sido santuario de laboratorios de drogas, propiedad de los grandes carteles del vicio, que desde siempre lo han usado como refugio, como guarida aceptada por la complacencia de dos estados que siempre han insistido en su impenetrabilidad.

Y, qué curioso, es ahora cuando el nuevo gobierno de Panamá pretende acabar con el más reciente de los negocios desarrollado en ese infierno: la trata de seres humanos.

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad de la escritora

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba