USA

Sistema de patrocinadores por Parole Process en USA para venezolanos, cubanos y nicaragüenses fuente inagotable de estafas contra migrantes

Alexander Arredondo / Venezuela RED Informativa.us

Pedro Yudel Bruzón buscaba a alguien en Estados Unidos que respaldara su intento de solicitar asilo, cuando llegó a una página en Facebook llena de publicaciones que pedían hasta 10.000 dólares por un patrocinador financiero.

Es parte de un mercado clandestino que surgió desde que el gobierno del presidente Joe Biden anunció que aceptaría 30.000 inmigrantes cada mes mientras llegaran por vía aérea desde Venezuela, Cuba, Nicaragua y Haití. Los solicitantes del programa probatorio humanitario (“Parole Process” o “proceso bajo palabra”, un programa para solicitantes de asilo) necesitan a alguien en Estados Unidos, por lo general un amigo o familiar, que prometa brindar apoyo financiero durante, por lo menos, dos años.

Bruzón, quien vive en Cuba, no conoce a nadie que pueda hacer eso, así que buscó en línea. Pero tampoco tiene dinero para pagar un patrocinador y no está seguro de que las ofertas —o quienes las hacen— sean reales. Le preocupa ser explotado o terminar como víctima de una estafa.

“Lo llaman ‘parole’ humanitario, pero no tiene nada que ver con ser humanitario”, dijo Bruzón, de 33 años, quien agregó que tiene dificultades para alimentarse él y su madre con lo que gana como guardia de seguridad en La Habana. “Todos quieren dinero, incluso las personas en la misma familia”.

No está claro cuántas personas en Estados Unidos pueden haber cobrado a los inmigrantes por patrocinarlos, pero los grupos de Facebook con nombres como “Sponsors U.S.” (Patrocinadores EE.UU.) tienen docenas de publicaciones que ofrecen y buscan patrocinadores financieros.

Varios abogados de migración dijeron que no pudieron encontrar una ley que prohíba a las personas cobrar dinero por patrocinar beneficiarios.

“Mientras todo esté correcto en el formulario y no haya declaraciones fraudulentas, puede ser legal”, dijo la abogada Taylor Levy, quien trabajó durante mucho tiempo en la frontera cercana a El Paso, Texas. “Pero lo que me preocupa son los riesgos en términos de ser traficados y explotados. Si involucra mentir, podría ser fraude”.

Además, señaló, “parece un contrasentido” pagarle a alguien para que prometa brindar apoyo financiero.

El abogado León Fresco, exasesor principal de Chuck Schumer, líder de la mayoría en el Senado, dijo que cobrar por ser patrocinador es una “zona gris” (un vacío legal) y que Estados Unidos debería enviar un mensaje contundente contra su práctica.

Kennji Kizuka, abogado y director de política de asilo de la organización no gubernamental International Rescue Committee (Comité Internacional de Rescate), que reubica a los recién llegados a Estados Unidos, dijo que este tipo de cosas suceden con cada programa estadounidense nuevo que beneficia a los migrantes.

“Parece que algunos simplemente van a tomar el dinero de la gente y la gente no obtendrá nada a cambio”, dijo Kizuka.

Levy dijo que tal explotación en torno a un programa estadounidense similar para ucranianos llevó al gobierno a publicar una guía en línea sobre cómo detectar y protegerse contra los ardides de trata de personas.

Una maquinación común con los programas de inmigración se conoce como fraude notarial e involucra a personas que se hacen llamar “notarios públicos” que cobran grandes sumas de dinero. En Latinoamérica, el término se refiere a abogados con credenciales especiales, lo que lleva a los migrantes a creer que son abogados que pueden brindar asesoramiento legal. En Estados Unidos, los notarios públicos simplemente están facultados para ser testigos de la firma de documentos legales y emitir juramentos.

En otro ardid, alguien se hace pasar por funcionario estadounidense y pide dinero. El gobierno de Estados Unidos señala: “No aceptamos Western Union, MoneyGram, PayPal ni tarjetas de regalo como pago por las tarifas de inmigración”.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) advierte sobre posibles estafas con el programa humanitario para cubanos, haitianos, nicaragüenses y venezolanos que se implementó el mes pasado, y señala en línea que el programa es gratuito.

“Cumplir con nuestra misión humanitaria mientras se defiende la integridad del sistema de inmigración es una de las prioridades principales de USCIS”, dijo la agencia en respuesta a las preguntas sobre el potencial de explotación. Agrega que la agencia “examina cuidadosamente a cada persona de apoyo potencial a través de una serie de medidas de detección de fraude y seguridad.

“Además, USCIS revisa minuciosamente cada caso denunciado de fraude o mala conducta y puede remitir esos casos a los cuerpos policiales federales para una investigación adicional”, informa el comunicado.

La agencia no abordó si rechazó alguna solicitud debido al temor de que los patrocinadores potenciales podrían haber solicitado dinero.

El Departamento de Seguridad Nacional dice que, hasta el 25 de enero, se aceptaron 1.700 solicitudes para el programa probatorio humanitario de cubanos, haitianos y nicaragüenses, además de un número no revelado de venezolanos. Una demanda encabezada por Texas busca detener el programa, que podría permitir que 360.000 personas al año ingresen legalmente a Estados Unidos.

Una publicación en Facebook que anunciaba patrocinios pagados condujo a una persona que se identificó como ciudadano estadounidense que vive en Pensacola, Florida. Cuando se le informó que se comunicaba con un periodista, la persona se negó a hablar por teléfono y solo envió mensajes de texto.

La persona dijo a The Associated Press que había patrocinado a un tío y una tía cubanos por 10.000 dólares cada uno. Se negó a proporcionar información de contacto de esos familiares y luego dejó de responder a las preguntas.

Otro patrocinador potencial dijo a través de Facebook Messenger que cobran 2.000 dólares por persona, lo que incluye una tarifa de patrocinio, procesamiento de documentos y un boleto de avión. Las solicitudes de más información fueron derivadas a un número telefónico de República Dominicana que sonó sin respuesta.

Un hombre que publicó que busca un patrocinador dijo a la AP que le inquietaban algunas ofertas.

“Es muy fácil engañar a una persona desesperada, y hay una abundancia de ellos aquí”, explicó el hombre, quien se identificó como Pedro Manuel Carmenate, de La Habana. “Solo tienes que decirle a la gente lo que quiere escuchar”.

Por supuesto, no todos los patrocinadores cobran una tarifa. Una nueva iniciativa llamada Welcome.US (Bienvenido.EE.UU.) tiene como objetivo unir a estadounidenses con migrantes que no tienen quien los apoye. Además, las organizaciones sin fines de lucro tratan de difundir información precisa sobre el programa.

Sarah Ivory, directora ejecutiva de la organización sin fines de lucro USAHello (Hola Estados Unidos) que brinda información en línea en varios idiomas, dijo que la proliferación de ofertas de patrocinio pagado es “profundamente preocupante y previsible en grado frustrante”, lo que se refleja en cientos de consultas al grupo.

“Muchos informan que apenas tienen dinero para alimentarse a sí mismos, mucho menos para pagar un pasaporte o acordar con un patrocinador”, dijo Ivory.

Tal desesperación se refleja en las redes sociales.

“Busco patrocinador para dos personas por favor; mi esposo está en silla de ruedas”, se lee en una publicación de alguien que dice vivir en La Habana. “Daré mi casa con todo lo que hay dentro y pagaré 4.000 dólares por cada persona” patrocinada.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba