Opinión

Una persecución que no cesa

Carlos Rosales / Venezuela RED Informativa.us

La joven Franyelin Oriana Soto Bernal, quien desde su adolescencia se inclinó por ideales de libertad, comenzó una campaña desde las aulas de clase entre sus compañeros y vecinos, a su edad adolescente inicia su participación en actividades sociales y manifestaciones públicas, como parte del protagonismo de la juventud venezolana que se niega a vivir en un país donde se pretende someter a la población a vivir bajo las reglas del comunismo, por lo cual fue atraída a involucrarse en las actividades de su padrino Andy Barrios Sánchez, un ciudadano víctima de persecución de los órganos de inteligencia del régimen de Nicolás Maduro.

Andy Barrios Sánchez, tal como es público, notorio y comunicacional, fue el jefe de seguridad personal del entorno familiar del expolicía Óscar Alberto Pérez, involucrarse con cualquier persona ligada a la Resistencia Venezolana, sin duda alguna te expone al radar de la inteligencia política, fue la razón que forzó a que la joven Franyelin Oriana Soto Bernal tuviera que salir de Venezuela, pero la persecución no cesó a pesar de la distancia fuera del país, lo cual ha generado que la familia de la citada joven venezolana decida cambiar de residencia de un país a otro en el hemisferio sudamericano.

Para nadie es un secreto que los tentáculos de la inteligencia militar de Venezuela operan en varios países de Latinoamérica, tal es el caso del asesinato del militar Ronald Ojeda Moreno, lo cual obliga a la disidencia política a buscar un territorio o país con garantías a la seguridad personal, especialmente resguardar lo más importante para un ser humano como lo es la integridad física.

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad del escritor

La joven Franyelin Oriana Soto Bernal

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba