CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Una verdadera ruta

Pero bueno, mi vale. Ya llegó la hora de decirle al país y al resto del mundo, por la calle del medio, lo que todo el mundo sabe que pasa en Venezuela.

Porque, María Corina, hablando bien en serio, te ponen presa a tu gente de toda la vida de Súmate, bajo imputaciones tan descabelladas como todas las que estos malvados solo son capaces de inventar. ¿Hay que denunciar ante el mundo que el régimen acaba de secuestrar a esa pobre gente, que ellos no se van a salvar de recibir la misma infame medicina que aplican estos monstruos del SEBIN y sus torturadores cubanos a cuantos les caen entre las manos? Sean de donde sean; venezolanos, americanos o de cualquier otro lado.

Tú, y todos aquellos que tienen las mejores intenciones para recuperar a Venezuela, ¿no creen que ya llegó el momento de decirle a Venezuela lo único que Venezuela sabe que se puede hacer para salir de esta plaga del siglo XXI?

Porque Venezuela no sale ni se recupera de estos pandilleros que tienen bajo su control al gobierno y la vida de los venezolanos con ridiculeces como las que todos vimos en la payasada del referéndum consultivo del domingo pasado. Una sinvergüenzura montada por unos facinerosos para pagarse y darse los vueltos y dejar bien claro que esa es la única manera en que ellos entienden cualquier proceso de votación. ¡Cualquiera que sea!

Así, de esa manera, no hay forma. No se puede. Ni con la rehabilitación de María Corina, ni con las amenazas de mentiritas de Antony Blinken, ni con las malas caras y declaraciones de micrófonos de los líderes de la Unión Europea. El régimen nunca va a salir por elecciones ni libres, ni mucho menos justas. ¡No saben de eso!

Pero si el mismo cuerpo diplomático acreditado en el país contempló las ciudades, los pueblos y los caseríos de toda Venezuela, lo mismo que los centros de votación de todos lados, sin un alma votando. Para que al final de la jornada, el CNE tuviera los riñones de tratar de pasar una cifra chiflada de diez millones y tantos electores, todos a favor de régimen, que jamás y nunca salieron de sus casas ese día para ir a votar.

En Venezuela no hay Fake News. En Venezuela lo que existe es el colombiano Maduro y sus pandillas haciendo lo que les da la gana con el país y con toda su gente. Una oposición cebada por el régimen, haciendo negocios y disfrutando de privilegios otorgados o consentidos por un régimen de delincuentes con tan pocos escrúpulos como ellos mismos. Y de guinda: un gentío de extranjeros malvados haciendo de cuidadores de unos malandros que controlan el poder.

María Corina, hombres y mujeres honrados y honestos que desean fervientemente recuperar al país: Alla, en Venezuela, solo hay, solo existe, un lado correcto y único de la historia.

Primero: el cese de la dictadura y de la ocupación de nuestro territorio por parte de las fuerzas de los países cómplices del régimen que nos tienen invadidos. Luego, la creación de un gobierno de transición que estabilice al país. Y por último, la realización de elecciones verdaderamente libres que produzca un nuevo gobierno que le ponga rumbo a Venezuela.

No se le puede seguir haciendo perder las ganas, las energías y el precioso tiempo a un nación que ha llevado tanto palo por todos lados y de todo el mundo. Toda la Venezuela decente está en el mismo propósito: recuperar en serio las libertades secuestradas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba