Internacional

Venezolanos en la diáspora piden al TSJ en el exilio la aprobación de un ente electoral ad-hoc

Glenda Romero / Venezuela RED Informativa.us

Un grupo de venezolanos acudió al Tribunal Supremo Legítimo en el exilio, para solicitar la existencia de un ente electoral ad-hoc que pueda llenar el vacío que existe en materia de rectoría comicial y que permita el derecho de todos los venezolanos, incluso los que están en el exilio, a participar en elecciones auténticas, para que sus miembros no sean amenazados y su autonomía no se vea comprometida, como en efecto sucedió con los Magistrados de ese mismo Tribunal Supremo de Justicia, que fueron obligados a emitir sus decisiones desde el exilio por la persecución que Maduro desató en su contra.

Los demandantes hacen un llamado a la “Comisión Nacional de Primarias” y les recuerdan que en las elecciones presidenciales celebradas en Venezuela en 2018, los partidos que se proclamaban opositores al régimen de Maduro se negaron a participar, porque consideraron que no había condiciones justas, para una contienda electoral.

Esa misma realidad persistía en el 2020, por lo que la elección de un nuevo ente legislativo el 6 de diciembre de ese año, no fue auténtica, por lo que la Asamblea Nacional producto de esa elección, no fue legítima y no representó al pueblo venezolano, tal proceso contó con una participación del 31%, es decir, más de 40 puntos porcentuales por debajo de las parlamentarias de 2015, ganadas por la oposición.

El CNE ilegítimo, controlado por Maduro, aumentó inconstitucionalmente, en 2020, el número de escaños en el parlamento, de 167 a 277, es decir, un aumento del 66%. En esa fraudulenta elección, el régimen de Maduro se adjudicó 253, de los 277 (esto es, el 91.3% de los escaños).

Este inconstitucional cambio fue una manera adicional de escamotear aún más la voluntad popular, al dispersar el voto opositor para asegurarse la mayoría parlamentaria. Por ello, una coalición de 27 partidos opositores rechazaron esos resultados.

En la aprobación que hizo la Asamblea Nacional electa en 2015, el día 9 de diciembre de 2020, en rechazo a las elecciones parlamentarias que fueron realizadas el 6 de diciembre de 2020, quedó claro que se trató de un proceso fraudulento que usurpó el ejercicio de la función parlamentaria haciendo ineficaz y nulas sus actuaciones.

En consecuencia, estos venezolanos exigen a los diputados que suscribieron el Acuerdo de la Asamblea Nacional de 2015, que sean coherentes con sus propias actuaciones y desconozcan al Consejo Nacional Electoral porque fue nombrado por una Asamblea Nacional usurpadora y todos sus actos son nulos.

Y agregan que: “La Comisión Nacional de Primarias, siendo un ente para instrumentar un evento de la oposición, no puede someterse a las reglas que le imponga el Consejo Nacional Electoral ilegítimo, ni solicitar, en consecuencia, ninguna clase de acompañamiento técnico a ese ente, como, desafortunadamente, ya lo ha hecho”.

“De un ente fraudulento nunca podrá surgir una institución legítima, y de allí la responsabilidad histórica de la sociedad civil venezolana, para consigo misma, en reclamar su ejercicio”, destacaron.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba