El Fogón de la Editora

VENEZUELA: DE LA CAJA DE AHORROS A LA CAJA CLAP

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Si hago en este momento una encuesta rapidita, si le pregunto a cualquier de ustedes ¿en cuál momento y para qué fines echamos mano a nuestros haberes en Cajas de Ahorro como trabajadores venezolanos?, obtendría docenas de respuestas.

Porque en mi época, y también en la suya, todos los trabajadores que no contábamos con un papá con real o bienes de fortuna, pedíamos a la caja de ahorros de la empresa o de la institución donde trabajamos el dinero que necesitábamos.

¿Cuántos chequecitos nos dieron de la caja de ahorro para dar la cuota inicial de un carrito o de una vivienda o de cualquier “cosa” grande con que soñáramos tener y que no contábamos con la plata completa para hacerla realidad?

Millones de casas y apartamentos se remodelaron, o se le colocó cocina y piso, se mejoraron sus closets o se les pusieron las rejas para tener confiados a un bebé que ya empezaba a gatear por la casa…

Hoy las cajas de ahorro, ese banco chiquito de los trabajadores venezolanos, quedaron para las anécdotas, para los recuerdos. Son historias con finales de atraco, robo y malversación por parte de un estado venezolano, que pisoteó el aparato de financiamiento blando con que contaba el trabajador en Venezuela.

Crearon una Superintendencia para las Cajas de Ahorro solo para delinquir más impunemente. Para quitarle a la gente que trabaja de sol a sol las posibilidades de lograr créditos respaldados por el trabajo mismo de cada trabajador venezolano.

Echaron a los trabajadores, después que les cepillaron sus haberes, de los que nadie en el país sabe dar cuanta de dónde están, en las garras de un banca comercial, privada o pública, buenísima en lavar dinero mal habido a los pillos del gobierno y luego sacarlos de paseo hasta las profundidades del mismísimo Golfo Pérsico.

En mi época, y en la suya, los trabajadores venezolanos teníamos a la caja de ahorro para “sacar” «palante» nuestras familias y nuestros patrimonios. Ahora, en el siglo XXI de estos hampones que despellejan al país, pretenden resolver al trabajador venezolano con una mísera Caja Clap. ¡Tronco e’ avance mijito!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad de la escritora

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba