El Fogón de la Editora

CARAQUEÑOS, AHORA VIENEN CONTRA USTEDES

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

El régimen de Miraflores todo lo quiere componer a punta de mentiras. Resulta que, según sus cuentas, más de 10 millones de venezolanos se echaron a las playas, ríos y montañas del país durante la Semana Santa.

Que el índice de intercambio comercial creció en más de un 30 por ciento en el mismo periodo, y que la bonanza y el crecimiento económico continúa mejorando en Venezuela. Total, que ahora el país es otro. Que sí se puede y que, según Maduro, de los malos momentos solo queda un borroso recuerdo.

Y resulta que la realidad es otra, y muy distinta. Porque a partir de esta semana ya están anunciados los cortes programados de energía eléctrica para el Distrito Capital, el Estado Miranda y Vargas. Que ya le llegó la hora macabra a la capital del país de comerse las oscuras raciones de patria que estos hampones llevan años repartiendo entre las ciudades, los pueblos y los caseríos del interior del país.

A la Gran Caracas le van a quitar la luz, según ellos mismos afirman, por espacio de 4 horas diarias, todos los días. Pero, eso sí: no se trata ni de un racionamiento, ni de la confirmación tardía de un tremendo drama de escasez, ni de problemas insolubles de producción y distribución de electricidad en Venezuela.

El régimen corta la luz a la Región Capital, al igual que ocurre en todo el país, como parte del compromiso revolucionario con el “ahorro energético y el despilfarro de energía eléctrica en Venezuela”. ¿Qué tal?

Así pues, el agua, va a continuar llegando una semana no y la otra tampoco. Más del 45 por ciento de la población que queda en el país salió de vacaciones por la Semana Mayor.

Entonces casi la mitad de Venezuela tuvo real con que salir de su casa, comerse una rueda de pescado frito con yuca, pagar un toldo con tres sillas en alguna playa de La Guaira y tener en el bolsillo, entre una cosa y otra, algo así como de 75 dólares diarios para sacar a la familia a pasear.

Maduro no es estúpido. Maduro miente para que el mundo le crea. Maduro dice estas y mil idioteces más para intentar disfrazar lo que no se puede esconder ni adentro, ni tampoco a aquellos que estamos afuera y vivimos doblemente las penurias de quienes dejamos allá.

El país está en ruinas, destrozado y no da para más. Solo unos pocos viven en una burbuja de dinero fácil, contratos con el gobierno y guisos con aquello que debería ser entregado al pueblo venezolano en forma políticas públicas.

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad de la escritora

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba