CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Defendamos lo nuestro

Después del intenso saqueo al que han sido sometidas las empresas venezolanas que una vez internacionalizaron el petróleo de los venezolanos, ahora lo que queda es ruina.

A MONÓMEROS en Colombia, que la usaron primero como parapeto para mover urea y reactivos para la producción de cocaína en ese país y en los laboratorios instalados en el estado Apure, luego le cayó la plaga de los “vamos bien” (Leopoldo, Guaidó y hasta Manuel Rosales) para casi dejarla seca.

En este momento Petro trata de vender el cascarón a los barones de las drogas en el país de Maduro y el suyo, mientras el Departamento de Estado mira para los lados. Entonces MONÓMEROS dejó de ser noticia. Ni para el régimen, ni mucho menos para la oposición. Encochinadas ambas bandas de delincuentes, el esfuerzo ahora consiste en enterrar “el caso” en el archivo muerto del olvido.

Con CITGO pasa igual. Donald Trump se interpuso y evitó que una de las tantas filiales chuecas de ROSNEFT, la petrolera estatal de la Federación Rusa, capitalizará sus acreencias y para que cayera en las manos de Putin y de sus buenos amigos de Miraflores.

La colosal deuda quedó en stand by, a la vez que el gobierno Federal de este país canjeó a unos pajarracos sin nombre, presos en el SEBIN y más chavistas que Chávez, por los dos sobrinitos de la primera combatiente y el regalo extra de Alex Saab.

Angelitos convictos por tráfico de drogas y conspiración en contra de los Estados Unidos de Norteamérica, generosamente fueron devueltos por la administración Biden al seno de la honorable familia que usurpa la presidencia de Venezuela.

Todo parece indicar que en ambos casos y situaciones, tanto la corrupta oposición de siempre como el régimen hampón que se roba a manos llenas el patrimonio de los venezolanos, tienen un muy bajo interés por el destino tanto de MONÓMEROS como de CITGO. Aprovecho para recordar que en los días aciagos del Caracazo de 1989, fueron transferidas 60 toneladas de oro al Banco de Londres y 30 al Banco de Basilea, con el cuento de colocarle el certificado de garantías por orden del presidente Carlos Andrés Pérez.

Desplumadas ambas gallinas, ninguno de los grupos de asaltantes de lo que les pertenece a todos los venezolanos, demuestra mayor interés de hacer un nuevo caldo. Ni el régimen ni mucho menos la oposición relacionada con los “vamos bien”, piensan hacer algo para que Venezuela no pierda ese par de activos. ¿Ya pa’ qué?

Es por eso que el Parlamento Libertador está llevando a cabo una serie de acciones y de diligencias ante las instancias que tienen que ver con la liquidación de la CITGO en este país. Estamos tratando de crear, en nombre de la sociedad civil venezolana y del Parlamento Libertador, todos los obstáculos que nos sean posibles para demorar, más allá de noviembre de este año, una decisión que lesionaría los más altos intereses comerciales y políticos de nuestro país. Nos estamos parando en seco para que la CITGO no sea liquidada y arrebatada del patrimonio venezolano.

Aspiramos contar con la colaboración de todos aquellos venezolanos que entienden que Venezuela es de todos los venezolanos, no de dos grupitos de maleantes que se reparten al país como si estuviesen en una gallera.

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad del escritor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba