CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

En Valores Venezolanos les presentamos a Rafael de Lima

El doctor Rafael de Lima es un guayanés de pura cepa de Ciudad Bolívar. Nació cuando casi terminaba la Segunda Guerra Mundial, Venezuela vivía de las regalías que producía la venta de nuestro crudo y todavía existía la Canaima de Don Rómulo Gallegos, el caucho y el batalá.

En el otro extremo del país, en Maracaibo, conoció y se casó con quien sería la compañera de toda su vida. Maritza Estela es la madre de sus tres hijos y, con 54 años de matrimonio, han hecho de la familia su centro.

Rafael de Lima es un hombre polifacético y multipropósitos. Fisioterapeuta, abogado, piloto comercial, experto en seguridad, policía y hombre de confianza de presidentes, ministros y diputados de la Era Democrática de Venezuela.

Fue por 25 años piloto de la Venezolana Internacional de Aviación, Viasa. Ahí formó parte de la tripulación presidencial del doctor Rafael Caldera, la del doctor Luis Herrera Campins y de varios de los ministros y asesores del alto gobierno de Carlos Andrés Pérez, junto con otras muchas personalidades del país.

En su faceta de abogado actuó como director estratégico antidrogas de la CONACUIT. Es fundador del Colegio de Policías de Venezuela, igual que de la Asociación Mundial de Policías.

Rafael es fundamentalmente un hombre de seguridad e inteligencia de estado. Conoce y es conocido. Sabe y puede contar muchísimas más historias y cuentos de lo que su discreción le permite hacer.

Vive en el Estado de la Florida, Estados Unidos. Lo acompaña parte de su familia. Hoy observa a Venezuela desde la certeza de saberse capaz de aportar muchísimos elementos de utilidad que permitan reconstruir al país que está destrozado e invadido por fuerzas oscuras y miserables.

Rafael de Lima forma parte de los 55 diputados con sus suplentes que ya hacen vida de parlamento, de propuestas, conexiones y acciones junto con otros 112 diputados más. Hombres y mujeres que, desde adentro de Venezuela, compartimos el propósito libertario de recuperar al país, para devolvérselo a nuestros hijos y nietos.

Rafael de Lima es un hombre fresco, sin importar sus 78 años de edad. La política, para Rafael, es el instrumento, la carta de ruta, para hacer con lo político los grandes cambios que requiere nuestro país para volver a volar.

Inteligencia, pasión, conocimientos y probada honestidad en el desempeño de todos los roles que le han tocado llevar a cabo a lo largo de su vida, son las credenciales de este hombre que también acompaña a Venezuela como diputado del Parlamento Libertario venezolano. ¡Bienvenido, Rafael! ¡Esta vez sí vamos a triunfar!

Por eso: ¡Dios, Venezuela libre y Cese de la Ocupación!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba