El Fogón de la Editora

POBREZA DISFRAZADA

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Con un bono de carnavales que hoy solo vale 3,5 dólares, nadie sale de carnavales en mi país. Y estos muérganos le meten en la cosa esa de la patria, otra limosna más en los bolsillos del pobre venezolano.

Y arriba ponen a los cómplices que les manejan las mentiras sobre los números bonitos que sacan, que insisten en el “supuesto” crecimiento económico del país. En una ocupación hotelera en la Guaira del 90%, de una sombrilla con cuatro sillas en la arena por 15 dólares y de un plato de pescado frito con tostones y ensalada en 35 dólares.

Pero bueno, ¿con qué se paga todo eso? ¿Es que acaso todo el país anda metido en el narcotráfico de estado con la gente del régimen? No vale, la gente en Venezuela no tiene con qué salir de su casa.

Por más que estos sinvergüenzas estén hablando de operativos de carnavales como los de antes. Con no-sé-cuántos policías viendo cómo te paran, pues la mitad de los carros del país andan con los cauchos lisos. Claro, aquella gente que todavía tiene carro y no lo ha vendido a pedazos al vecino, que tiene otro igual.

Maduro, que no sabe hacer otras cosas que no sean comer y mentir, manda a la gente de asueto de carnaval. Será con lo que llevan puesto y sin nada en los bolsillos. Es que no hay cómo disfrazar la pobreza, la necesidad y las grandes verdades.

En la Venezuela de los carnavales de este año tampoco nadie se ríe. Ni siquiera de los chistes del Conde del Guácharo, que ahora resulta ser candidato salidor en el «Cuánto vale el show» de la oposición. Porque en Venezuela, y me perdonan, el régimen quiere hacer del sufrimiento, de los problemas del país, del hambre y de los sueldos y bonos placebo, una payasada.

Maduro ya está disfrazado, está disfrazado de presidente electo de un país que ni es suyo. Seguramente es por eso que tiene tan pocos escrúpulos para con la Venezuela que le dio de comer y que, seguramente, le dio hasta buenos carnavales a su familia y a él, cuando se fue de Cúcuta a Caracas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba