El Fogón de la Editora

RUFIANES

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Y digo yo: ¡Don Enrique tiene razón! El colombiano Nicolás Maduro amenaza al mundo libre con suspender el parapeto de las próximas elecciones presidenciales si no levantan completamente las sanciones en contra de los personajes y de las instituciones que controlan las mafias del poder en Venezuela.

Y, siguiendo a Aristiguieta Granko, estos celestinos de la oposición funcionan como si nada y continúan moviendo sus cabezas igual que las figuritas posadas frente a los parabrisas de las camioneticas por puesto que circulan por nuestro país.

¡Es que estos muérganos de la oposición ni pa’ malos son buenos! La aposición en Venezuela, día tras día, ya ni aporta la pequeña capita cosmética del maquillaje democrático que tanto requiere la dictadura venezolana.

No hay forma alguna de controlar y encauzar por buenos caminos los enormes recursos que se le están liberando a Venezuela por el desmantelamiento de las sanciones promovidas por la administración de Donald Trump en contra de la NARCOCRACIA venezolana. No importa lo que digan que van a hacer con esos reales, todos esos pillos continúan tratando de engañar a una nación con propósitos que nadie les cree. ¡Ridículos!

Dicen que con los recursos que se le está liberando al país piensan resolver la aguda crisis eléctrica que vive Venezuela. Y que van a recuperar el sistema de salud pública, que ellos mismos desvalijaron. O que con ese dineral van a enfrentar y resolver el tremendo problema del hambre colectiva que se ha enquistado en nuestro país. Total que cada día con esos 3 billones de dólares se inventan hacer más y más cosas; en realidad no piensan llevar ninguna a cabo ninguna.

¡Mentiras, puros inventos! ¡Como ya es costumbre, se van a robar todo esa platal!

A precios de la Segunda Postguerra Mundial, el Plan Marshall, con 16 billones de dólares echó nuevamente a andar a toda Europa Occidental devastada por la Guerra. Allá en Venezuela con 3 billones de dólares, que es muchísimo dinero, nada más alcanzará para los bolsillos de Maduro, sus compinches más íntimos y una pequeña propina para los “muchachos” de la oposición, por los mandados.

Es que, con la primera plata que todos estos rufianes están agarrando, con toda seguridad se la tendrán que repartir a cuchilladas limpias. Y ya sabemos quienes se quedarán con la mayor parte del botín. ¿O no?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba