El Fogón de la Editora

TAREK WILLIAM: ¡OCÚPATE DE TU TOCAYO!

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Y ahora digo yo: ¿será que el tipejo de Tarek William Saab no tiene otra cosa mejor de que ocuparse, que no sea renegar y perseguir a la gente de la oposición que tuvo que ver con la realización de las primarias del domingo anterior?

Ese fiscalucho debería estar más bien pendiente del paradero de su paisano y tocayo, El Aissami. Un delincuente que se cogió para él todo el alijo de la venta del petróleo y del gas que le ordenó Maduro a recoger, pero para que se lo entregara, no para que se fuera con la cabuya en la pata.

El fisicoculturista del régimen debería estar más bien investigando, pero de verdad, todas las vergüenzas y crímenes que le están haciendo vivir a los migrantes venezolanos por donde quiera que anden. ¡Chico, no seas tan sinvergüenza!

Ese ridículo “poeta de la revolución” y ahora forzudo de la patria, ni lava ni mucho menos presta la batea. Allá, acá y en todos lados sabemos cómo es que se mueve el chocolate en la Fiscalía, con los fiscales y con el fiscal general de la nación, quien es la punta de la pirámide de la extorsión y del chantaje en el Ministerio Público.

Por encargo, para robar o para hacer el mal, Tarek y sus secuaces no mueven un solo músculo de la cara si no hay plata de la buena para llevar a cabo sus “diligencias”. Que no son otra cosa que simples sobornos, incriminaciones judiciales totalmente falsas, siempre convenidas con el otro poder hampón de Venezuela, el Judicial.

Y ahora resulta que la narco-tía Cilia, le manda a montar cacería y asedio a María Corina y compañía, buscándole la caída a través de los cuatro miembros de la Comisión Electoral que, por supuesto, ni remotamente rozan a Ramos Allup.

Desde hace añales el tal Tarek lo que da es pena ajena. Un tipo de tan mala pinta al frente del Ministerio Público de cualquier país, que ya estaría en su casa friendo tequeños para vender. Solo en la Venezuela salvaje y de hampones dedicados al gobierno, puede existir un fulano de esa calaña como fiscal general de la nación.

Ni Tarek ni nadie puede pedir que se tome en serio a semejante mamarracho. La fiscalía en Venezuela es tan patética, tan groseramente dedicada a la matraca y la extorsión desde el estado, que solo se le puede comparar con un garito lleno de maleantes. De esos pillos que solo están pendientes de a quienes pueden desplumar.

O, como es el caso, para ir armándole la urna a María Corina en 2024, para llevarla poco a poco al próximo fraude electoral perpetrado otra vez por el mismo régimen.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba