CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Venezuela, aliviadero del terrorismo

Yo pienso que no hay gobierno ni de este hemisferio ni de ninguna otra parte del mundo, que no esté al tanto de lo que está ocurriendo en Venezuela. ¡Que se hagan los pendejos es otra cosa…!

Facilito: Venezuela es hoy un país, con cada vez menos habitantes, que literalmente flota sobre un enorme océano de hidrocarburos y todo tipo de minerales estratégicos, preciosos y de altísimo valor industrial, que se encuentran bajo el total control de bandas mafiosas del crimen mundial, disfrazadas de funcionarios tradicionales de un “supuesto” estado moderno. El Cacique Mayor del Amazonas lo denunció en una ceremonia y llamó a la protesta.

El territorio venezolano y su aparato público fue hace más de dos décadas secuestrado por un rufián junto con sus más íntimos secuaces, hablo de Hugo Chávez. Pero todo este desastre no lo hizo él solo; tuvo mucha compañía. Miserablemente entregó y traicionó a todo un país para depositarlo en las manos criminales de potencias extranjeras, hampones, narcoguerrilla y regímenes promotores del terrorismo mundial. Todos ellos enemigos de los valores occidentales.

Chávez, un individuo fracasado, acomplejado y profundamente cleptómano, contó, como lo hace en este momento a quien él designó para dar la cara fea del poder en Venezuela, Nicolás Maduro, con la ayuda y la complicidad criminal de una serie de estados fallidos, corporaciones de delincuentes internacionales y terroristas continentales y mundiales de altísima peligrosidad, capaces de diabluras descabelladas como la que recién acabamos de ver la noche del sábado para el domingo pasado. Enviar un par de cientos de drones y misiles cargados con explosivos de altísima potencia, sobre la población civil del estado de
Israel, es cosa de asesinos dementes.

Venezuela, aparte de ser víctima del mayor despojo patrimonial de la Era Moderna, es hoy un “seguro” santuario y aliviadero de las principales cucarachas del mal, en especial las del régimen fundamentalista iraní que matan, violan y asesinan indiscriminadamente a todos aquellos que no comparten su extraña visión del mundo, de la religión y de sus atrasadísimas costumbres.

La poderosa delincuencia asesina, tanto de personajes del Medio Oriente como de individuos prófugos de la justicia internacional, buscados por las comunidades de inteligencia de medio mundo, cuentan en nuestro país con un sistema de identificación que borra sus huellas, les inventa y los protegen con nuevas identidades y les da refugio, mientras se enfrían sus crímenes más recientes.

Además, la Venezuela desdichadamente llamada “bolivariana” por aquella gente, ofrece adicionalmente como parte de los servicios del siglo XXI, la disposición de un poderoso sector financiero, inmobiliario y bancario, tanto público como privado, capaz de perfeccionar los más complejos procesos de lavado de dinero sucio, del origen que ese sea.

De esa manera los fondos de los individuos y estados más chuecos de la Tierra se puedan blanquear y ser utilizados para financiar el terror mundial en cualquier parte del planeta.

Así las cosas, si alguien todavía pone en duda que las cucarachas que fueron aniquiladas en Damasco, Siria, por las fuerzas del Estado de Israel, no tienen en este momento sus equivalentes, sus espejos, en Venezuela. Que algunos de “esos” pajaritos puedan estar paseándose por Margarita o por el Puerto Cabello del angelito Rafael Lacava, libres, felices y por su cuenta, está tonto.

Les recuerdo mis amigos: los macundales y taladros de CHEVRON regados ya por toda Venezuela también pueden ser, en su momento, objeto de las mismas malas mañas de las joyitas que liquidan bebés y secuestran adolescentes en la Franja de Gaza, por cortesía de Irán, Hamás y el resto de las redes que operan en el Medio Oriente. No es descabellado pensar que en Venezuela caminan por su cuenta, bombas de tiempo humanas que entran y salen del país todo el tiempo como Ali o Fátima por su casa. No lo olviden, por favor: hoy, Venezuela, está entre las manos de toda esa misma gente.

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad del escritor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba