CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Bochinche y más bochinche

Mientras la gente en Venezuela continúa sin luz eléctrica 16 o 18 horas al día, todos los días. Mientras el agua llega una semana no y otra tampoco a las casas del país. Mientras la Venezuela que no está enchufada hace interminables colas por una ración reducida de combustibles para sus vehículos. Mientras todas las semanas llegan vacíos y salen buques llenos atestados con gasoil y gasolina robada al pueblo de Venezuela para que los gánsteres de La Habana la triangulen entre las Islas del Caribe y repriman a los cubanos.

¿Sigo?

Mientras los sueldos y las pensiones que reciben mes a mes los venezolanos se derriten en bolívares de chocolate, cuando todo lo que se vende en el país se paga o está calculado su precio de dólares verdes.
Mientras los jalabolas de FEDECÁMARAS, que no hayan como arrastrarse cada vez más con el régimen de hampones que explota a todo el país sigue tampoco sin pagar a sus empleados en dólares, aun cuando todo lo que importan lo venden a precios de divisas.

Mientras Venezuela, la grande, la de los recursos casi que ilimitados, permanece en la más profunda oscuridad; la oposición y el régimen solo hacen BOCHINCHE y nada más que BOCHINCHE, ¡mi vale!

Más de 200 años después de que don Sebastián Francisco de Miranda soltara su dramática descripción sobre una parte bien fea de la Venezuela que no cambia, la clase política venezolana ni se supera, ni tampoco se mejora. Todavía, dos siglos después, solo sabe hacer BOCHINCHE. Y es que por ahí no pasa la cosa. Porque de lo que se trata es que el resto de la gente, el pueblo, Juan Bimba, se joda.

¡Por eso es que en el país las grandes mayorías están fregadas! Mientras un microscópico porcentaje de Venezuela está pegada en la muy lucrativa Industria Electoral, creyendo o diciendo creer que por las buenas los malos salen del poder. Una frase para la historia, la de María Corina: «Nadie nos saca de la ruta electoral». Pero el pueblo es cada vez más Resistencia.

Por eso, quien quiera tirar la toalla, que la tire. De eso también tenemos un rollo. Pero solo la Resistencia nos hará libres. Nada más que en Resistencia, calle, protesta y peo, Venezuela podrá recuperar su calidad de vida y su libertad secuestrada a tantas manos.

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba