CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Bolívar, por el pirata Walter Raleigh

Como dicen los economistas: si dejamos al buen entender de las fuerzas del mercado la dolarización e indexación de los salarios y las pensiones en Venezuela, el país se termina quedando sin gente.

¿Será que estos estúpidos bien pagaos de la oposición venezolana acaso no comprenden que el venezolano común y corriente está escapando del país por culpa de los salarios de hambre que gana y por el elevado costo de la vida en dólares que tiene que pagar con ellos que no le alcanzan para nada? Y en razón de eso se marchan de Venezuela tirios y troyanos.

La luna de miel que una vez existió entre la oposición venezolana y el pueblo arrecho murió con más 300 muchachos ajusticiados por el régimen de Caracas, en tiempos de Guarimbas. La estropeada clase política que le hace de títeres a la dictadura en nuestro país no es capaz de despertar en el venezolano otra cosa que no sea asco y vergüenza. Eso solo entre quincena y quincena, entre cobro y cobro de lo que la gente gana en bolívares. Antes que se evaporen los salarios y las pensiones, cuando chocan con todos los precios del país marcados en dólares.

En Venezuela no funciona la fuerza del mercado, ni sus leyes, ni sus promesas, porque están secuestradas. En Venezuela lo que funciona son unas bandas de trúhanes que permiten que todos los artículos se paguen a dólares con los bolívares, siempre devaluados, que recibe la gente.

Esa es una de las tantísimas razones por las cuales el Banco Central solo reporta lo que quiere, y nada más aquello que le convine al régimen que se sepa. La caótica devaluación constante del bolívar frente al dólar simplemente es producto de la inexistencia de riqueza real producida en el país. La economía está parada, el aparato de producción nacional está destruido, y lo que se ve en la calle es el equivalente del dinero que corría en la Isla de La Tortuga del siglo XVIII; dinero de piratas dando vueltas, es decir, el pirata Walter Raleigh por el Libertador Simón Bolívar.

Pero todo esto es política, y el venezolano de finales del año 2022 lo que necesita es sobrevivir. No ser molido por un régimen inescrupuloso y completamente incompetente para todo.

Simple: hay que empujar la dolarización e indexación de las pensiones y de los salarios en Venezuela, lo demás YA SE VERÁ.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba